Un bautizo inusual

Obra de arte correspondiente al Greco de un bautizo
Obra de arte correspondiente al Greco de un bautizo

MARIELA SAGEL
marielasagel@gmail.com

En el mes de agosto se va a celebrar la VI Feria Internacional del Libro de Panamá, que tendrá este año al Uruguay como país invitado. La organización de la feria recae totalmente en la Cámara Panameña del Libro, que fue fundada originalmente en 1983 por un grupo de personas interesadas en promover la lectura en nuestro país.

Cinco han sido las versiones que hasta ahora se han realizado, desde el año 2001. Se estila, a nivel internacional, que se invite a un país y el mismo participa con sus manifestaciones culturales. Es así como se tuvo una extraordinaria feria en el año 2005 con Chile de invitado y en el 2009 con Perú.

Los agremiados en la Cámara Panameña del Libro han tenido, en forma repetida, la iniciativa de conformar un comité de feria o consultivo, que es el que mete el hombro para que el evento se lleve a cabo con mucho éxito, ya que la mayoría de sus miembros son también participantes en la feria. Este año, siendo el primero que se va a celebrar en forma anual (antes se hacía cada dos años) se ha invitado a un muy selecto grupo de personas que siempre han manifestado interés por las actividades del libro y se les ha nombrado padrinos y madrinas. Estos padrinazgos han reemplazado lo que el año pasado se denominó “Comité de Honor”.

En fecha reciente, se efectuó el bautizo de la criatura que es la VI Feria y fue muy grande el entusiasmo que se percibió entre los convocados. Los padrinos y madrinas de la feria van a velar porque su ahijado tenga una gran cobertura, llegue a muchas personas mediante la distribución de las entradas y ayudarán, durante los días que dure, a atender a los visitantes distinguidos, como pueden ser los escritores tanto uruguayos como de otros países.

Es muy importante que sea el Uruguay el país invitado. Su recién estrenado presidente, José Mujica, es un ex guerrillero y llegó al puesto por el voto popular y el mismo partido que su antecesor, Tabaré Vásquez.

Contrario a lo que pensarían muchos, el señor Mujica es un hombre cultísimo –como casi todos los uruguayos- que pregonó que había que ganar las elecciones con la izquierda para después ir hacia el centro. En un reciente encuentro que tuvo con intelectuales, hizo énfasis del compromiso que tendrá su gobierno con la educación y en contagiar a todos del placer por el conocimiento.

Destacó que “no le des un dato a un niño, enséñale a pensar” y más importante, que “una vez que la inteligencia adquiere cierto grado de concentración en una sociedad, se hace contagiosa”. Vamos a ir buscando esa ansiada superación a través de los libros y contagiemos a todos en pos de la inteligencia.