Saque de todo

MARIELA SAGEL
marielasagel@gmail.com
El Siglo, 21 de Junio de 20100

En el argot futbolístico en que estamos imbuidos actualmente, a diario se escucha “saque de esquina”, “saque de banda”, y otros “saques” que no entiendo ni me interesan. El fútbol no es mi pasión ni afición. Pero es durante este agotador e incomprensible sopor en que se ha sumido el país cuando precisamente el ejecutivo y el legislativo aprovechan para meternos unos goles que ni Maradona y Messi, combinados, lo hubieran hecho mejor.

La justificación que buscan los promotores de las leyes que se han pasado recientemente es que el PRD lo hizo igual. Mal de muchos consuelo de tontos que en este caso sería mejor cambiarlo por “remedio de tontos”. Lamentable que a estas alturas lo único que pueda alegar un ministro o diputado es que en gobiernos anteriores se hacía de esa forma.

La llamada “ley 9 en 1” no fue un chorizo o una langosta, fue un retroceso (para atrás como el cangrejo) en lo que concierne a la legislación ambientalista y nos pone, a los panameños, a merced del decidido interés que tiene el gobierno colombiano -y su mentor principal, el gringo- de abrir el Tapón del Darién. Creo que nadie se ha tomado el trabajo de explicar, a cabalidad, qué involucraría ese despropósito, a nivel de seguridad, de diplomacia, de controles fitosanitarios, de aduanas y de migración, entre otras afectaciones.

Otra sacada de madre -y perdón por la expresión- que nos van a dar es la recompra de los corredores. Los únicos que se van a beneficiar de ese saque van a ser los empresarios mexicanos, a quienes les vamos a resolver sus problemas de financiamiento. Lo he escrito en ocasiones anteriores: los peajes no van a bajar, el tránsito por ellos no va a ser gratis y vamos a verlos deteriorarse como lo está la autopista Arraiján-La Chorrera, sin que nadie se haga responsable por su mantenimiento. No se encontrarán las partidas para asumir su óptimo estado y quién quita que, bajo la manga, un grupo privado haga después una movida para comprarlos, perjudicando al Estado.

Hay que siempre aplicar, más con esta asamblea y este poder ejecutivo absoluto, la frase atribuida a Nicolás Maquiavelo: “piensa mal y acertarás”. Como escribió recientemente Daniel Samper, refiriéndose a los términos del fútbol, “un saque, en las dictaduras, se realiza al son de una banda militar, en países donde influyen las mafias, es el que decreta el juez presionado por los delincuentes”.