El racismo de Arnulfo Arias

MARIELA SAGEL
6 de Septiembre de 2010

Durante años hemos escuchado que Arnulfo Arias fue racista y que sus políticas estaban encaminadas a evitar que llegaran a Panamá ‘razas indeseables’ que desmejoraran la nuestra. Sin embargo, nunca tuve acceso a una evidencia que esto fuera algo que él expresara, hasta que recientemente me llegó un ‘Boletín Sanitario’, publicado en agosto de 1934 por el Departamento de Sanidad y Beneficencia, cuyo director era precisamente el Dr. Arnulfo Arias Madrid.

En dicho boletín se editorializa sobre la eugenesia, término derivado del griego que significa ‘bien nacido’ o ‘buena reproducción’, y se manifiesta abiertamente el respaldo a las prohibiciones de las migraciones de chinos, japoneses, sirios, turcos, indio-orientales, indio-arios, dravidianos y negros de las Antillas, de las Guayanas, cuyo idioma original no sea el castellano, al territorio de la República, en apego a leyes que fueron promulgadas en 1827, 1926 y 1928. Las llama además razas parasitarias ‘que se dedican generalmente al comercio’.

El documento señala en forma alarmista que las autoridades han relajado y en ocasiones, apadrinado, la entrada al país de razas indeseables, y que la poca cultura que tenían los panameños de entonces no les había permitido desarrollar ‘un orgullo nacional para no mezclarse con elementos que lo inferiorizan’, y señala cómo ‘una nube negra de habla inglesa’ ocupa los barrios de Las Sabanas, Pueblo Nuevo y Río Abajo, y ‘una mancha amarilla’ se extiende por las aldeas, pueblos y ciudades ‘que arrebatan con sus métodos comerciales de cuartillo y su dieta de arroz y chop suey los negocios de las manos de los panameños’.

En estos mismos términos sugiere no solo atacar este peligroso elemento, ya sea por expulsión o repatriación, sino ‘extender su erradicación por medio de métodos de esterilización a aquellos enfermos de ambos sexos que podrían aumentar su familia o establecer una’ con estas personas indeseables.

El boletín está firmado por el Dr. Arias Madrid y por la fecha, era el auge del predominio pro nazi que posteriormente desencadenó la Segunda Guerra Mundial. No me entra en mi razonamiento que documentos y posiciones de corte tan visceral no sean óbice para que una gran población endose una supuesta doctrina política, que solamente tiene de su líder el nombre, porque no se conoce lo que es en esencia el panameñismo.

Sería interesante saber cuántos chinos, hindúes o negros son miembros hoy en día de ese partido.