La gestión municipal

19 de Julio 2010

Estoy en la altiva provincia chiricana impartiendo el módulo del diplomado que describí hace unas semanas, y me he encontrado con un grupo de personas beligerantes, preocupado por la forma en que las acciones de gobierno se perciben en la población y cómo un tema álgido llegó a degenerar en crisis en las semanas pasadas. Aunque no es la materia que me toca, dedicamos un tiempo a identificar los problemas que hubo tanto en el manejo como en la forma, ante los acontecimientos que se dieron en las bananeras y sus secuelas en los intentos de reprimir la libertad de expresión e información.

Este grupo de estudiantes ha ofrecido un panorama hasta ahora ignorado por la mayoría de los medianamente educados de la capital. En Boquete, me dicen, existe desde hace varios años un programa de reciclaje y disposición de desechos. El mismo surgió, no tanto por la influencia de los extranjeros allí residentes -como pensaría el común de los mortales- sino por la contaminación que producía la basura en el agua que tomaban los habitantes de David.

Este tema es relevante porque se me informó que no solamente se enseña, desde las aulas de primaria, a disponer de la basura con visión de reciclar, sino que se adopta esta práctica en los hogares. Los niños crecen con la actitud de saber manejar los desechos y no se crea el problema que afecta a la mayoría de las poblaciones del país, que es la acumulación de la basura, y su recolección.

También me entero que en David, el alcalde ha hecho un buen trabajo, fue reelecto al puesto en las pasadas elecciones, y que los habitantes consideran que tiene un proyecto de ciudad y lo está llevando a cabo en forma satisfactoria. ¡Qué lejos estamos los habitantes de la capital de gozar de un mínimo de satisfacción para con la gestión municipal! Valdría la pena conocer más sobre la ejecutoria del burgomaestre, lo que trataré de hacer en el corto tiempo que estoy pasando, como estrella fugaz, por esta tierra de mis antepasados.

Hace falta que los gobiernos locales hagan más en dar a conocer sus logros para que se evalúe la importancia que tiene la descentralización municipal. Y a los ciudadanos exigirle a los gobernantes que expongan su proyecto de gobierno e ir chequeando punto por punto cómo lo van cumpliendo.