Una fiesta muy esperada

22 de Agosto de 2010

"Leer es ascender"

En los próximos días se estará inaugurando la 6ª Feria Internacional del Libro de Panamá, en el Centro de Convenciones Atlapa. Así como para muchos panameños los carnavales son las fiestas más esperadas, para otros, la feria del libro representa el evento que anualmente queremos disfrutar, la fiesta cultural más importante. Este año el país invitado es Uruguay. Nuestra embajadora en ese país, Digna Donado, muy conocida en el ámbito empresarial, ha demostrado su gran compromiso para con los panameños al agilizar todos los trámites que se requieren para llevar a feliz término una empresa de esta envergadura. Entre las muchas atracciones que ofrecerá la feria este año, aparte de la representación uruguaya, que tendrá una muestra fotográfica —un homenaje póstumo— sobre Mario Benedetti, el poeta y novelista fallecido hace un año y cuya vida y obra se revivirán tanto en fotografías como por videos de las entrevistas que concedió durante su fructífera vida, está la presentación de Daniel Viglietti, también en honor de Benedetti. Viglietti es hoy día considerado uno de los exponentes más representativos de la cultura popular del Uruguay. El día de la inauguración, el miércoles 25 de agosto, el orador de fondo será el escritor uruguayo Tomás de Mattos, novelista y columnista de diversos medios y quien dirige la Biblioteca Nacional de su país. Tendrá un papel protagónico también un sobreviviente del accidente de los Andes, Ramón Sabela, cuya ponencia, La aventura humana, se cataloga como de las más estimulantes que se puedan escuchar. Hace su estreno en la feria este año la Embajada de EE.UU., que ha invitado a una escritora de libros infantiles, Mónica Brown, para hablar del potencial y la promesa de este tipo de literatura. También apoya la feria con su participación la Alianza Francesa, con el escritor Joseph Jos, quien escribió un libro sobre el papel de los Antillanos en la construcción del Canal de Panamá y cuyas obras están redactadas en francés y traducidas al español. La Embajada de México trae a Oscar de la Borbolla, un escritor ‘inconforme’ —como se define— y otros países también han apoyado la feria con presentaciones de autores. Al fin se presentará la obra biográfica de Gabriel García Márquez, Una Vida, escrita por Gerald Martin, y cuya presentación estará a cargo del autor de El Mariscal que vivió de prisa, Mauricio Vargas Linares. Más importante aún es la presentación de toda una pléyade de autores nacionales, que lanzan sus libros en el marco de la feria, algunos por vez primera, otros ya conocidos. Talleres, las jornadas profesionales acostumbradas y las de derecho de autor, que siempre se celebran en esos escenarios, tomarán parte en esta feria. Como una nueva modalidad, este año el Pabellón Infantil estará totalmente a cargo de la Cámara Panameña del Libro, organizadores de la feria, y tendrá el apoyo de la Organización de Estados Iberoamericanos y de varias empresas privadas cuyo público objetivo son los niños. La Caja de Ahorros estará dentro de este pabellón incentivando el ahorro desde edades tempranas y se esperan lindos espectáculos para los pequeñines que son los más entusiastas al momento de asistir a la feria. Se ha seleccionado el jueves 26 para que el Gobierno Nacional le imponga la orden Manuel Amador Guerrero a la Profesora Noris Correa de Sanjur, por su contribución a la enseñanza y su dedicación a los textos escolares. Un merecido homenaje en la celebración perfecta para enaltecer la labor de esta insigne educadora. Una novedad que va a llamar mucho la atención es la señalización que tendrán los pasillos de la feria, que estarán llamados por el nombre de un autor (a) fallecido (a) panameño (a) y ese proyecto ha sido totalmente financiado por la Asamblea Nacional de Diputados, gesto digno de aplaudir. La clausura de estos días de borrachera literaria será el domingo 29, cuando la banda del Colegio María Inmaculada va a hacer una representación e interpretará desde las canciones más tradicionales hasta la última de Shakira que estrenó para el mundial, conmemorando los 90 años del CIDMI. Este festín, bajo el eslogan Leer es ascender, culminará un esfuerzo más para colocar a Panamá entre los países que tienen la educación como una prioridad, como lo es Uruguay.