El cambio climático ya está aquí

El Siglo, 13 de Diciembre de 2010

Al momento de escribir este artículo, las noticias desde la Conferencia del Cambio Climático no sonaban muy optimistas. Por un lado, un bloque de los países “desarrollados”, entre los cuales resaltan Canadá, Rusia y Japón, se oponían rotundamente a una extensión del Protocolo de Kyoto (que establece una reducción de 5% a los niveles de 1990 de emisiones de gases de efecto invernadero para el 2012) que reduciría el objetivo trazado de 25-40% para el 2020.  Todos los países reconocen que este objetivo es necesario si se desea que la temperatura promedio del planeta no suba de 1.5 a 2 grados C.

Un grupo de países en desarrollo, se oponen rotundamente a la creación de un Fondo “Verde”, que consistiría en 100 mil millones de dólares anuales (generados a través de diferentes “mecanismos” financieros tales como el mercado del carbono y repartidos entre países en desarrollo para adaptarse al cambio climático).  Los Estados Unidos, la Unión Europea y Japón desean que este fondo sea manejado por el Banco Mundial.

El grupo que incluye los EEUU –aunque no hayan nunca firmado el Protocolo de Kyoto–, argumentan que no es posible alcanzar ese propósito sin tener consecuencias económicas.  En un mundo en recesión económica y desempleo en aumento, este argumento es obviamente más político que científico, ya que hay estudios que señalan que se crearían empleos en industrias más sostenibles y limpias a través de mecanismos financieros.  Me atrevo a señalar que esos mecanismos financieros son los que nos han llevado al aprieto global que estamos hoy en día.

El segundo grupo de países argumenta que el Fondo Verde estaría manejado por el Banco Mundial, institución históricamente ligada a implementar políticas económicas impulsadas principalmente por EEUU.  Estos países tienen toda la razón de oponerse pero, sin compromiso, estos fondos no estarían disponibles a tiempo.

El panorama no se avecina ni prometedor ni comprometedor.  Los países no se pondrán de acuerdo, y si lo logran, no va a ser justo.  Es importante que reconozcamos todos que las emisiones de gases de efecto invernadero seguirán aumentando y el cambio climático es inminente.  Por eso el tiempo ha llegado para que cada país cree soluciones locales de adaptación.  Estas soluciones deben ser hechas para cada país y no impuestas por otros.  En Panamá, esta semana vivimos un frente frío que dejó devastadas varias regiones y damnificados a muchos ciudadanos.  No podemos esperar a ver qué se decide en Copenhague, Cancún o Durban.  Lamentablemente, el cambio climático traerá eventos como éste de manera más frecuente, y como país soberano tenemos que velar por la protección de nuestros recursos y nuestra gente.

Talleres para amar

Una reseña sobre la escritora mexicana BEATRIZ ESCALANTE

MARIELA SAGEL  

Generalmente no soy lectora de este tipo de libros, pero me llegó, por la gentileza de un amigo, ‘La escuela del amor’, de la escritora mexicana Beatriz Escalante, hace ya un año, cuando se celebró la Feria de Guadalajara del 2009. Me leí el libro gozosa porque es una historia de amistad, de lealtad, de solidaridad y también de mucha picardía. Pregona, en su contraportada, que el amor sí se puede conquistar……el enigma es saber cómo.

El libro me lo enviaron dedicado por la autora, sin que nos conociéramos. Indagué sobre ella e hice ingentes esfuerzos para que su país natal la invitara a la pasada feria del libro, puesto que además de escritora, imparte talleres de narrativa que estoy segura serían de gran relevancia para nuestros escritores, así como también para los aficionados, entre los que me cuento. Ni qué decir de los periodistas, muchos de los cuales por la presión en entregar la noticia, a veces no cuidan la mejor forma de redacción.

La embajada de México ya tenía un escritor invitado y a pesar que toqué otras puertas, no pude conseguir quién la invitara al evento panameño. Un buen día, finalizando el mes de octubre, ya pasada la feria, recibo un mensaje electrónico de la autora, que se encontraba aquí en Panamá pues había venido como jurado del Concurso Ricardo Miró, así que nos citamos para conversar y conocernos, ya que habíamos intercambiado varios mensajes y más o menos sabíamos una de la otra.

Beatriz Escalante tiene a su haber más de 15 libros, entre novelas, cuentos, antologías de literatura mexicana y también estadounidense, donde ha sido docente en centros universitarios, además de haber escrito libros de redacción y de ortografía. La constante en su obra de ficción siempre es la mujer y en el libro que leí, la trama es inusual, una institución en la que se enseña el arte y la ciencia de enamorarse, seducir, elegir pareja, técnicas para besar y muchos otros detalles fundamentales para que una relación tenga éxito.

Por su obra, Beatriz Escalante ha recibido innumerables reconocimientos y premios. Su actividad es frenética: tiene un programa de radio que titula Gramática Inolvidable y ha diseñado métodos para hacer más fácil y ameno el aprendizaje de la lengua española. Su libro de redacción para escritores y periodistas es un texto obligatorio en universidades de México, Estados Unidos y América Latina.

Algunos de los títulos de sus libros, además de La Escuela del Amor, son tan sugestivos como ‘Cómo ser mujer y no morir en el infierno’. ‘Júrame que te casaste virgen’, ‘El Marido perfecto y otros cuentos para mujeres’ y ‘Atrapadas en el erotismo’.

En nuestra reunión-almuerzo, cuando finalmente nos conocimos, además de escucharle la descripción de las actividades que realiza, me contó la fabulosa experiencia que ha tenido impartiendo cursos en universidades estadounidenses, donde incluye también métodos para hablar en público, redacción laboral y escritura creativa. Muchos de estos cursos se los imparte a los conductores y redactores de la televisión, tanto en México como en los Estados Unidos, y los mismos están enfocados a empresas e instituciones que se dedican a la comunicación.

Beatriz también es una fanática de la alimentación, la adecuada ingestión de nutrientes y el balance que éstos deben conllevar y es muy consciente de la forma en que, sobre todo las mujeres, debemos tanto comer como ingerir suplementos vitamínicos, tema que es uno de mis favoritos, es decir coincidimos en muchos aspectos. Adicionalmente, por su pasión relacionada con la alimentación, es chef, y ahora mismo prepara un libro de ensaladas para conservarnos delgadas. Toda una ‘renaissance woman’.

Entiendo que cuando estuvo en Panamá, por cuenta de ser parte del jurado del Concurso Miró, aprovechó a dictar algunos de estos talleres en la Universidad de Panamá. Pero nadie se enteró, o solamente los vinculados a esos círculos. Yo la hubiera llevado al programa Viva la Tarde, al segmento de los libros más vendidos de Telemetro Reporta Matutino, además de organizarle en algún centro cultural, sea Huellas, Exedra, Gran Morrison o la Biblioteca Nacional o hasta en Sanborn’s, unas sendas conferencias y tertulias, donde todos los que sentimos verdadera pasión por la escritura y la lectura nos hubiéramos recreado con la experiencia de esta mujer joven (no alcanza los 50 años) que ha convertido su oficio en un verdadero apostolado.