Sobreseimiento definitivo

MARIELA SAGEL

marielasagel@gmail.com

El Siglo, 2 de mayo de 2011

El viernes culminaron las faenas del mes y de la semana con la noticia de que al Toro (Ernesto Pérez Balladares) lo habían sobreseído definitivamente de los cargos que desde hace más de un año le habían imputado, por supuesto lavado de dinero. Para muchos fue una gran alegría y para otros, motivo de decepción, porque no hay que negar que el ex presidente suscita pasiones, a favor y en contra.

Las causas de esta acusación descansan en una investigación caprichosa que hizo un diario local, por pura tirria y, seguramente, los argumentos fueron tan tibios que los desestimaron. Hace un año y aún hoy reitero, que no puede haber delito de lavado de dinero cuando el origen del negocio es lícito, en este caso se trata de la actividad de los casinos, esa que el presidente Martinelli llamó recientemente en forma despectiva “chinguia”.

Las concesiones de los casinos fueron otorgadas en propiedad y con derecho una vez que los casinos se privatizaron. Mal puede ser un negocio ilícito cuando es parte de la actividad de muchos panameños. A mí no me gusta estar apostando o chingueando, como diría nuestro incontinente presidente, pero reconozco que hay mucha gente a la que le apasiona esta actividad. No cabe acusarse a alguien de recibir beneficios de un negocio lícito y señalarle que es dinero sucio.

El gran orquestador de toda esta seudo investigación traicionó, no solamente a sus mentores, sino hasta a su prójimo más cercano, y hoy sigue haciendo daño desde otro medio y ha demostrado que se vende al mejor postor. El fiscal que fue premiado con el cargo de Procurador General por haber instruido un expediente en complicidad con el Ejecutivo para encarcelar al Toro y montar el circo mediático de buscarlo por tierra, mar y aire en un infeliz Día de los Inocentes, debe sentirse como un tonto, pero inútil. Y la valiente mujer que despacharon y juzgaron sin miramiento, porque se atrevió a advertir que el caso no tenía sustento, debe estar sentada en la puerta de su portal, esperando ver pasar los restos de su enemigo.

El Ministerio Público vuelve a jugar un pésimo papel, porque tanto esfuerzo, recursos y tiempo invertido en un caso que era, a todas luces, sin sustento le quita esos mismos recursos a los que urge resolver. Dejen de andar indagando por una noticia de periódico y vayan a los hechos en apego a la ley.

 

 

Un pensamiento en “Sobreseimiento definitivo”

  1. Muy bien dicho, eso demuestra que todo lo dicho por Gomez en su momento era cierto, querían corretear al toro de todas formas y por eso la sacaron, que triste y que desesperante lo que esta sucediendo en nuestro país…

Los Comentarios están cerrados.