Panamá transparente

MARIELA SAGEL 

marielasagel@gmail.com

El Siglo, 26 de septiembre de 2011

El Fórum de Periodistas por las Libertades de Expresión e Información presentó al público la campaña Mi Panamá transparente, orientada a permear a la sociedad panameña sobre los casos de corrupción y violación de los derechos más comunes que ocurren a diario, y la forma mediante la cual se pueden denunciar esos actos, hasta los más incipientes.

Dicha campaña se está pautando en radio, prensa y televisión, y hace énfasis en hechos que pasan a diario y que abruman el vivir de los panameños, y de los cuales no estamos exentos. Al plantear estas situaciones, se indica cómo denunciarlos. Muchas veces dejamos que nos abusen y por miedo o desconocimiento no los denunciamos. Eventos tan comunes como ir a pagar una multa y ser víctima de una sugerencia de agilizar un trámite mediante una coima; el tránsito común que hacemos en muchas ocasiones por lugares solitarios y aislados, y los amigos de lo ajeno se quieren apropiar de nuestras pertenencias son apenas algunos ejemplos.

Aunque discrepo del enfoque general publicitario que privó en la realización, las piezas y la razón por las cuales se realizaron y se están transmitiendo son fundamentales y deben asumirse bajo todo contexto con la importancia que esa iniciativa tiene. Y lo importante es que la población sepa que no debe ser abusada y mucho menos debe callar cuando es sujeto de un abuso, sea de parte del común de los mortales o de las mismas autoridades.

Es bueno que todos presten atención a los mensajes que se transmiten en esa campaña y no solamente se identifiquen con los hechos que allí se muestran, sino con otros que a diario vemos. Denunciemos a través del número y la forma que allí se indica. De esa manera, la campaña será cada año más exitosa y se tratará de enderezar un poco el camino por el que lamentablemente transita nuestra sociedad.

Una de las primeras denuncias que debe elevarse es que se sigue transmitiendo la deplorable cuña donde un niño le pide a la mamá que le compre unos materiales para unos trabajos escolares, y ella le indica que se los llevará de la institución donde trabaja, lo que el hijo celebra, en vez de indicarle, como debería ser el mensaje de la institución, que los recursos del Estado no deben ser mal usados, que es el mensaje final. O el abuso que se hace a diario del ‘Pele Police’.

Apoyemos la campaña con señalamientos puntuales y no dejemos de denunciar las malas prácticas para aspirar a ser un país transparente.