Twitteando

MARIELA SAGEL 

marielasagel@gmail.com

El Siglo, 16 de enero de 2012 

En el último año se puso de moda el expresar opiniones, despedir funcionarios e insultar a adversarios por medio del Twitter, una red social que permite resumir una idea en 140 caracteres. Aunque no era nueva esta modalidad, se colocó entre las más usadas en el 2011.

Uno de los clímax que tuvo la red social se dio cuando un ciudadano cuestionó en forma dura al presidente Martinelli por el ascenso permanente de la canasta básica. Este, raudo y veloz –como la comunicación electrónica – le contestó con el epíteto HP. Posteriormente, se excusó alegando que quiso decirle Harry Potter. A partir de ese momento, seguramente muchas más personas abrieron sus cuentas de Twitter y se entregaron con entusiasmo a este intercambio.

Cuando la alianza de Gobierno se rompió, en agosto pasado, el presidente Martinelli aparentemente destituyó hasta el entonces su canciller por medio de un twitt. Todo el mundo se enteró antes que el señor Varela de que lo habían despedido. Es usual durante el desarrollo de los programas de debate y los noticieros, que se dedique un espacio a lo que han puesto las personalidades de Panamá y del mundo en su cuenta de Twitter, y los medios impresos también reproducen estas manifestaciones. A pesar de que los pronósticos son que el Facebook va a prevalecer más que el Twitter, la inmediatez de este último permite que no se pase nada por alto en el preciso momento que ocurre.

Lo interesante de todo este proceso de conectividad, es que la política casi siempre es el hilo conductor que prevalece en los comentarios que se vierten, al menos en Panamá. Apenas pasa el segmento de comentarios del programa de Juan Carlos Tapia, muchos de los casi 50 mil seguidores de este comunicador le mandan mensajes, y él a su vez los ‘retwittea’, así que los jueves en la noche se vuelve muy entretenido.

El IDAAN abrió recientemente su cuenta de Twitter y aprovechando la red, indiqué que en la calle donde vivo hacía dos meses que había una fuga de agua desde una tubería. El daño se había señalado en diferentes medios, hasta la televisión vino a cubrirlo, pero seguía sin atender. En menos de una semana, por la insistencia en el Twitter, repararon esa fuga.

Más recientemente, se produjo otra fuga y volví a emprenderla enviando mensajes a @IDAANinforma y también la repararon, lo mejor fue que me comunicaron, por este mismo medio, que ya solucionaron el problema.

Así que ya saben, quéjense y twiteen, parece que da resultado.