Una acertada decisión

MARIELA SAGEL 

marielasagel@gmail.com

El Siglo, 12 de marzo de 2012

La muy esperada y hasta temida decisión de quién sería el nuevo administrador del Canal de Panamá, a partir del mes de septiembre, cuando al Ing. Alemán Zubieta se le vence su segundo término al frente de esta empresa, fue tomada a tiempo, con acierto y con total independencia de la política gubernamental. Ese hecho nos ha dado, a muchos de los que por meses hemos estado manifestando preocupación sobre el tema, un problema menos en el que pensar y una inmensa satisfacción de que, al menos en la ACP, las cosas sí van bien.

Desde que caímos en cuenta de que este año se tendría que nombrar un nuevo administrador, pues el actual no podía reelegirse (y no aceptó a que se cambiara la ley para permitirle a él ver culminada la ampliación) no han cesado los rumores, las sugerencias de los peores escenarios, las especulaciones y si para los de afuera, que no nos vemos afectados por el manejo de la empresa canalera, directamente era una preocupación, para los miles de empleados que tiene la ACP era una zozobra constante y preocupante, porque no hay duda de que el Ing. Alemán había creado un gran liderazgo dentro de la institución y sería muy difícil llenar las botas del ‘emperador’, como le llaman a veces en forma displicente. Con los antecedentes que ha habido durante esta gestión, de nombramientos desacertados, desacreditados, impugnados y hasta desinflados, podríamos esperar lo peor. Estábamos conscientes de que la decisión correspondía enteramente a la Junta Directiva, pero no es un secreto que algunos de los hombres allí designados tienen sus agendas y es posible que dentro de ellas se pueda colar un desatino procedente de Palacio.

La Junta Directiva probó tener independencia y apego a la institucionalidad y con meses de anticipación, ahorrándonos a todos la incertidumbre, picó por delante y ha permitido que en este renglón no estemos en sobresaltos, como en los otros temas que a diario nos impiden aburrirnos. El Ing. Jorge Quijano es un versado profesional que ha estado a cargo del proyecto de ampliación desde el año 2006 y conoce muy bien los temas canaleros.

Esta acertada decisión, tomada con suficiente tiempo para que haya una adecuada transición, envía a toda la comunidad internacional, que a diario mira, con lupa, el desarrollo no solo de la ampliación, sino el manejo del mismo canal, un mensaje de que en Panamá, por lo menos en lo que respecta a ese tema, podemos y sabemos hacer bien las cosas.

Metas culturales

MARIELA SAGEL

marielasagel@gmail.com

La Estrella de Panamá, 11 de marzo de 2012

En los últimos nueve años nos hemos acostumbrado a que en enero se celebra el Panama Jazz Festival, que ha organizado con mucho éxito el músico panameño Danilo Pérez y que con cada edición se hace más y más conocido a nivel nacional e internacional. En la capital se dan cita importantes músicos de talla mundial, se imparten clases y, sobre todo, se le rinde homenaje a distinguidas personalidades de la música, como fue el caso de Vitín Paz en 2011 y de Carlos Garnett este año.

Gracias a la Fundación Danilo Pérez, muchos chicos han podido estudiar en famosos conservatorios, como el Berklee College of Music, New England Conservatory y el Conservatorio de París entre otros. Se han presentado en sonados conciertos artistas de la talla de Omara Portuondo y Chucho Valdés, este año y una larga lista igual de ilustres en los años anteriores. Los asistentes al último festival sumaron 25 mil.

Ahora nos preparamos para el V Festival de Artes Escénicas, que con un presupuesto más modesto, pero siempre en busca de la excelencia, se tomará las calles de Panamá del 22 al 28 de marzo, con participaciones de 39 grupos de teatro de España, México, Cuba, Colombia y Estados Unidos, un mago y cuatro especialistas del ramo. El slogan de hace unos años, ‘vaya al teatro, está mejor que nunca’ se hace realidad con este esfuerzo, que reúne lo mejor del talento interpretativo y cuyas puestas en escena serán en el teatro Anita Villalaz, Teatro Nacional y el espacio cultural La Casona, en el Casco Antiguo. Aseguran que han congregado en cada versión 10 mil personas.

Quien diga que en Panamá no ocurre nada a nivel cultural erra por completo, porque no es así. No estamos a la altura de Montreal o México, o más cerca, Bogotá, pero hacemos esfuerzos y en forma semanal, hay presentaciones de libros, obras de teatro (éstas no se interrumpen durante todo el año en las diferentes salas), conciertos (al menos uno por mes de alguien muy famoso, que trajo a Elton John en febrero y este mes a Luis Miguel), circos, etc. Ni qué decir del cine, que siempre está activo, y a fines de abril se llevará a cabo un festival de cine internacional (International Film Festival), donde se presentarán películas de 50 países del mundo.

Como si fuera poco, ya la Feria del Libro va para su octava versión, y lo que fue al inicio un gran reto en un país que se dice no lee, se ha colocado como una cita obligada, no solo para los lectores, escritores y distribuidores de libros, sino más recientemente en un lugar donde convergen todas las manifestaciones culturales del país que es invitado especial.

Francia tendrá la oportunidad de desplegar tanto su gastronomía como su música, su literatura, su moda y su historia en el marco de la feria en agosto y no solo las empresas francesas están muy entusiasmadas con esta oportunidad, sino las mismas instituciones del Estado, tanto las culturales como otras, que ven la oportunidad de sumarse a este esfuerzo, que llega a un público inconmensurable de ciudadanos y visitantes. En versiones anteriores los asistentes han superado las 60 mil personas en cada feria.

La Autoridad del Turismo tiene una oportunidad de oro de asociarse con todos esos eventos, mostrando que se puede combinar la oferta turística de playa, compras y patrimonio histórico con las actividades culturales, culinarias y de congresos en una sola. Ahora que se está discutiendo una interesante ley de cultura, es bueno aplicar las palabras de la directora del INAC recientemente, en el lanzamiento del Festival de Artes Escénicas: La cultura no es un fin, la cultura es el medio.