Una acertada decisión

MARIELA SAGEL 

marielasagel@gmail.com

El Siglo, 12 de marzo de 2012

La muy esperada y hasta temida decisión de quién sería el nuevo administrador del Canal de Panamá, a partir del mes de septiembre, cuando al Ing. Alemán Zubieta se le vence su segundo término al frente de esta empresa, fue tomada a tiempo, con acierto y con total independencia de la política gubernamental. Ese hecho nos ha dado, a muchos de los que por meses hemos estado manifestando preocupación sobre el tema, un problema menos en el que pensar y una inmensa satisfacción de que, al menos en la ACP, las cosas sí van bien.

Desde que caímos en cuenta de que este año se tendría que nombrar un nuevo administrador, pues el actual no podía reelegirse (y no aceptó a que se cambiara la ley para permitirle a él ver culminada la ampliación) no han cesado los rumores, las sugerencias de los peores escenarios, las especulaciones y si para los de afuera, que no nos vemos afectados por el manejo de la empresa canalera, directamente era una preocupación, para los miles de empleados que tiene la ACP era una zozobra constante y preocupante, porque no hay duda de que el Ing. Alemán había creado un gran liderazgo dentro de la institución y sería muy difícil llenar las botas del ‘emperador’, como le llaman a veces en forma displicente. Con los antecedentes que ha habido durante esta gestión, de nombramientos desacertados, desacreditados, impugnados y hasta desinflados, podríamos esperar lo peor. Estábamos conscientes de que la decisión correspondía enteramente a la Junta Directiva, pero no es un secreto que algunos de los hombres allí designados tienen sus agendas y es posible que dentro de ellas se pueda colar un desatino procedente de Palacio.

La Junta Directiva probó tener independencia y apego a la institucionalidad y con meses de anticipación, ahorrándonos a todos la incertidumbre, picó por delante y ha permitido que en este renglón no estemos en sobresaltos, como en los otros temas que a diario nos impiden aburrirnos. El Ing. Jorge Quijano es un versado profesional que ha estado a cargo del proyecto de ampliación desde el año 2006 y conoce muy bien los temas canaleros.

Esta acertada decisión, tomada con suficiente tiempo para que haya una adecuada transición, envía a toda la comunidad internacional, que a diario mira, con lupa, el desarrollo no solo de la ampliación, sino el manejo del mismo canal, un mensaje de que en Panamá, por lo menos en lo que respecta a ese tema, podemos y sabemos hacer bien las cosas.