El que calla otorga

MARIELA SAGEL 

marielasagel@gmail.com

El Siglo, 7 de mayo de 2012

En el programa Debate Abierto del martes, el ex contralor Alvin Weeden se soltó como un punto de media ante las cámaras y los cinco interlocutores que tenía delante (los tres conductores y dos invitados más) y citó fechas, ocasiones e instancias en las que el actual presidente le ofreció hacer negocios. De la misma forma lo acusó de coimero, ladrón y mentiroso. A los periodistas que conducen ese programa se les notaban la sorpresa en su cara y el resto de los invitados no salían de su asombro. La red social Twitter, que es un complemento casi necesario para disfrutar de estos programas en vivo, se saturó de comentarios que indicaban los sorpresivo de las declaraciones, pero a la vez, lo valiente y acertado de sus aseveraciones.

Creo que no dormí pensando en las reacciones que preveía venir. Revisé a la media noche el noticiero de TVN pero no se hizo eco del tema y, para mi sorpresa, no ha habido ningún comentario ni de la prensa escrita, la radio o la televisión, sean de la cadena Medcom o no. Tampoco ha habido las esperadas demandas y amenazas que declaraciones de esa envergadura podían acarrear. El programa fue puesto en el Facebook y otras personas que no lo vieron pudieron acceder a él por esta vía y de la misma forma que yo, quedaron atónitas.

Confieso que el señor ex contralor no es santo de mi devoción y él lo sabe. Uno de los conductores del programa me dijo que esas acusaciones han sido las más graves que se han hecho contra el mandatario, sobre todo en vivo y en directo y a todo color. La pregunta que cabe aquí es, ¿qué acción, mensaje o moción ha dejado que esto caiga en el silencio? ¿Será que al no salir al paso a defenderse, el acusado concede la veracidad a lo señalado?

Cada vez entiendo menos de cómo maneja el Estado su comunicación. Hace dos años y medio murió Manuel Solís Palma, que fue presidente de Panamá cuando Erick Delvalle intentó salir de Noriega y el gobierno recién estrenado hizo mutis por la izquierda y no le concedió ni día libre ni funeral de estado.

Hoy es día de duelo nacional por la lamentable muerte de Jorge Illueca, que también fue presidente al renunciar Ricardo de la Espriella. No quiero comparar uno con el otro porque ambos fueron hombres meritorios en sus desempeños, pero esas diferenciaciones no deberían aplicarse de manera tan caprichosa.

Para ver este programa siga el siguiente vínculo:

http://www.rpctv.com/debateabierto/index.html