BALANCE DE LA FERIA DEL LIBRO

De todos mis amigos…

MARIELA SAGEL

facetas@laestrella.com.pa

Facetas, 2 de septiembre de 2012

La máxima cita de la literatura panameña culminó hace una semana. ¿Cuáles fueron los autores más vendidos? ¿Qué obras fueron las que tuvieron mayor acogida entre un público sediento de lectura?

‘ De todos mis amigos el libro es el mejor, porque me enseña cosas que no sabía yo’. Lucy Molinar, ministra de educación, mencionó esta frase que nos repetían desde chicos en la escuela, a modo de canción, durante la inauguración de la Feria del Libro. Y tal como decía el célebre autor William Somerset Maugham: ‘Adquirir el hábito de la lectura es construirse un refugio contra casi todas las miserias de la vida’. 


La VIII Feria Internacional de Libro (FIL) culminó el domingo pasado, tras cinco días de frenesí literario y cultural. Lectores nacionales y extranjeros colmaron los diferentes salones del Centro de Convenciones ATLAPA, que ya daba sus últimos estertores. Los asistentes se paseaban entre los 60 pabellones de venta, mirando, comparando ofertas y comprando.

Cabe destacar que algunas de las mejores librerías del patio reportan la venta de muchos libros clásicos, como los de Julio Verne y Saint- Exúpery. Resulta estimulante que se abarcara el tema del libro electrónico.

Los autores nacionales también se hicieron presentes con sus obras, entre ellos ex magistrado José Abel Almengor, quien presentó un libro sobre el cerrador chorrerano Mariano Rivera.

Rose Marie Tapia, Adelita Coriat e Isabela Simón estuvieron siempre al pie del cañón firmando libros en sus respectivas mesas, lo mismo que los autores que presentó Exedra Books y las actividades que llevó a cabo Círculo Editorial fueron un lleno completo: la presentación del proyecto Historia del Siglo XX, la charla del ex presidente Andrés Pastrana y la de William Ospina, tan a propósito de los temas que hoy nos ocupan: el cuarto elemento, el agua. 

UNA FERIA PARA TODOS

Los maratones de poesía fueron muy bien recibidos por los seguidores de este género y la pasarela de modas inspiradas en autores franceses colmó el Teatro La Huaca. Ni qué decir del debate que se suscitó alrededor de la Ley de Cultura, que fue vetada por el presidente, donde sus principales impulsores tuvieron la oportunidad de explicar las bondades de la misma.

Los más pequeños pudieron gozar a diario de la obra El Principito y también del museo virtual del Louvre. Éste último no solo fue el deleite de los chicos, también los grandes se transportaron al mítico edificio que recoge los tesoros del mundo y fue fundado hace 219 años en lo que era el palacio real y que al ser abolida la monarquía, los franceses, con esa visión de futuro, lo destinaron a albergar las colecciones de las civilizaciones que han surgido y desaparecido en los anales de la historia.

Allí se explicaba, de forma sencilla, las diferentes especialidades que uno encuentra en el Louvre y la evolución que ha ido experimentando hasta la construcción de la controvertida pirámide de cristal diseñada por el afamado arquitecto Pei en 1989. Más de uno que lo ha visitado se quedó con el gusanillo de volver pronto, ni qué decir de los que nunca han ido.

Se le dio la oportunidad a los que hicieron la travesía de navegar por esas colecciones y entender la importancia de los museos y de conservar la historia

El caricaturista francés Michelle Bridenne no perdió momento para dibujar todos los escenarios, y como dijo el editorial de La Estrella en su edición del lunes 27, parece que las mujeres en Panamá leemos más, que seguramente tendrá que venir Julio Verne para ayudarnos a terminar la ampliación y que la arquitectura criolla piensa en vertical. A lo mejor le soplaron lo de alcanzar el cielo mediante ave marías desde una virgen que sea más alta que la Estatua de la Libertad.

Los libros de Javier Moro se agotaron en todos los puestos de venta, especialmente El Imperio eres tú, y el autor pasó más tiempo firmando afuera de la sala de presentación que lo que duró su conferencia. Además de buen mozo, es un tipo sencillo y sin ínfulas, que relató con detalle cómo se enamora de sus personajes cuando escribe un libro y le pasó con Sonia Gandhi, principal protagonista de El Sari Rojo, a quien le dijo cuando se la presentaron: tengo varios años de estar durmiendo con usted. Claro que a los hindúes no les hizo gracia que les recordara que su líder máxima no sea de la India sino nacida en Italia.

Fuga Editorial debatió de forma muy constructiva la realidad de la industria editorial en Panamá y 9 Signos presentó sus últimas producciones. Nuevos autores, jóvenes y serios, se tiraron al ruedo, lo que es muy meritorio en este ingrato mundo de hacer cultura.

El Ministerio de Educación empapeló las paredes con parte del medio millón de cuentos que produjo un concurso que lanzó la minista. El Instituto de Cultura desplegó baile, música y literatura, y la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP) le rindió un homenaje a los ganadores del Concurso Centroamericano de Literatura ‘Rogelio Sinán’, con la presencia del último de los ganadores, el joven nicaragüense Arquímedes González.

Como bien señaló una persona en las postrimerías de la FIL, fue un magnífico evento donde se le dio realce a la inteligencia, el talento, la superación y la humanización de la sociedad. Fue un episodio festivo, oxigenante y esperanzador, en un medio dominado por las tensiones, la improvisación y la trivialidad.