Para disfrutar un mundo maravilloso

MARIELA SAGEL 

marielasagel@gmail.com

El Siglo, 30 de Julio de 2012

Recientemente tuve la necesidad de ir al centro comercial que está adyacente a la Terminal de Transporte. Soy un poco alérgica a estos sitios porque me molesta mucho el ruido ensordecedor de música estridente, las multitudes que no sean políticas y el frenesí consumista que se apodera de los visitantes. Sin embargo, pude observar que muchas de las personas que allí estaban iban en actitud de paseo, llevando a sus hijos que andaban arrastrándose y jugando por el piso, lo que entorpecía el libre tránsito de los que estábamos apurados por hacer nuestras diligencias.

Es obvio, al presenciar tal espectáculo, que a pesar de la torrencial lluvia que caía en esos momentos, los padres llevan a sus hijos a esos centros comerciales para entretenerse, para pasar un rato de esparcimiento y para alimentar sus anhelos de consumo viendo los escaparates y palpando las ofertas que se dan en tiempos de quincena.

Creo que es en México que, al contrario de los centros comerciales, los museos se llenan de familias los fines de semana donde estas buscan ese mismo esparcimiento que persiguen denodadamente en Panamá. Al tiempo que ofrecen recreación a sus hijos, les dan la oportunidad de educarse, de ampliar sus conocimientos, y es por eso que hasta los conductores de taxi son capaces de narrar la historia de sus guerras, con palabras ‘domingueras’. En el mes de agosto tendremos otra vez y por octavo año la oportunidad de disfrutar de la fiesta de las letras, ya que se celebrará en Atlapa la Feria Internacional del Libro de Panamá.

Es propicia la oportunidad para que los padres lleven a sus hijos a corretear por sus pasillos, aprender en el pabellón infantil, ver la obra El Principito , que se va a montar todos los días y también, al que le guste, asistir a sendos eventos que tendrán de protagonistas desde poetas y escritores para niños, hasta expresidentes de otros países y famosos escritores. Francia es el país invitado este año y su representación diplomática no ha escatimado esfuerzos ni recursos para brindar a la Cámara del Libro su total respaldo para que sea una verdadera celebración, que contempla todos los temas. Allí se debatirá el futuro del libro versus el eBook , se hablará sobre la necesidad de que Panamá cuente con una ley de cultura, muchos autores nacionales y extranjeros presentarán sus obras y se debatirá sobre filosofía y hasta deportes. Una muy buena ocasión de descubrir, ese fin de semana, un mundo maravilloso.