EN EL REINO DEL DRAGÓN: TERCERA ENTREGA

Las joyas de Asia

MARIELA SAGEL

facetas@laestrella.com.pa

Facetas, noviembre 11 de 2012

Esta última entrega desde China ofrece un vistazo a los atractivos de ciudades como Shangai y Hong Kong. Dos urbes que se abren al intercambio cultural y comercial en el sudeste asiático

La semana pasada repasamos la extraordinaria armada de ensueño de los Guerreros de Terracota, uno de los mayores atractivos que tiene esta región de la provincia de Shaanxi, así como la tumba de Han Yang, cuyos interiores albergan reproducciones en miniatura de la vida de la que gozaba el emperador Liu Qui.
Xi’an cuenta también con otros atractivos y muchas tiendas de antigüedades, alfombras y fábricas de figuras en terracota.

LA PAGODA DE LA OCA SALVAJE

Fue construida durante la dinastía Tang en el año 648, y su propósito era el de albergar unos textos budistas que trajera consigo de la India un monje chino de nombre Zuanzang. Con el tiempo devino en un importante centro de traducción de la religión budista. Es una estructura solemne y sencilla, que se ha convertido en un ícono de la ciudad. Inicialmente tenía 5 pisos, se le fueron agregando otros cinco y como producto de los estragos de las guerras que se libraban en sus alrededores, ahora solamente tiene siete pisos.

Aledaño a la pagoda, en un edificio bellamente restaurado hay un mural de jade donde se describe la vida de la realeza, en tres largas piezas. Este edificio se llama Templo de la Gracia Maternal y fue mandado a construir por el emperador Li Zhi en memoria de la emperatriz Wende.
Unos 200 monjes budistas custodian la figura que está dentro del templo y los incenciarios son inmensos. Sus jardines están perfectamente cuidados y atendidos.

MURALLA MONUMENTAL

Otra visita obligatoria es ascender a la muralla que custodiaba la ciudad y que se conserva en medio del crecimiento moderno sin ninguna afectación. En la entrada de una de las puertas de la muralla, a la que se llega por un túnel, en una gran plazoleta, se llevaban a cabo interesantes demostraciones de guerreros de antaño. El ancho de sus murallas es mayor que su altura y es reconocida como una de las estructuras de defensa militar más comprehensivas del mundo entero.

Desde las torres de la muralla se aprecia una vista de la ciudad que lo deja a uno sin aliento, no solo por la belleza de este conjunto sino también por el esfuerzo que se hace para ascender. En esa parte de la muralla, con unos farolitos rojos, fue tomada la foto de la portada del libro Anclados en el ayer, de Sonia Fledderjhon, que es una lectura obligatoria para conocer los vínculos de China con los panameños.

SHANGHAI

Si Beijing y Xi’an nos sorprendieron por su celo a la preservación, Shanghai nos cautivó por su dinamismo. Era apenas un pueblo de pescadores hace 700 años y hoy día construye el aeropuerto más grande de Asia. Situada en el delta del Río Yangtsé, mezcla de forma muy interesante el glamour de metrópolis como Manhattan y París, constituyéndose en el centro bancario y de seguros más importante de la región.

Arroja un crecimiento económico de 8.2% y en ella viven unos 24 millones de habitantes. En esa ciudad modernísima, hace 91 años, un 21 de abril, se constituyó el Partido Comunista de China y hoy es la capital económica de ese país y el puerto de mayor volumen en el mundo, disputando con Hong Kong ser la mayor urbe de China.

Atractiva por su posición, tiene más de 60 sedes de universidades extranjeras donde van estudiantes de varios países y ahora quiere incrementar el intercambio con las escuelas secundarias y técnicas. Como ya ha alcanzado un desarrollo económico envidiable, se enfoca en el desarrollo social y esto lo hace a través de los lazos amistosos con los otros países del mundo.

A la par de sus rascacielos y elegante malecón, iluminados magistralmente y amenizados por el incesante turismo, mantiene barrios antiguos tal como eran y preservan esas riquezas, como el jardín Yu, donde pudimos observar la diferencia entre los jardines de los emperadores y de un simple ciudadano, no menos cuidado e impresionante, pero de proporciones minimalistas. Allí aprendí que los dragones que usaban los emperadores tienen más patas que los que usan el resto de los mortales. Desde la torre de televisión de la Perla Oriental se puede ver toda la extensión de la ciudad y su moderno perfil.