Para elevar el discurso político

MARIELA SAGEL

facetas@laestrella.com.pa

Facetas, La Estrella de Panamá, 17 de febrero de 2013

Durante 25 años el catedrático español Manuel Alcántara ha estudiado los fenómenos políticos de la región. La próxima semana compartirá los resultados de sus estudios con los panameños

 

El martes 19 de febrero se presentará en Panamá el libro El oficio de político, cuyo autor, el doctor Manuel Alcántara, llega hoy a Panamá para ese propósito. El libro es un fenómeno editorial que recoge no solo lo que ha sido su campo de estudios en los últimos 25 años (los procesos políticos de América Latina y la integración de sus países) sino que coloca al ser humano como motivo de estudio antes que la entidad o el partido que representa, escudriña en la genealogía de cada uno de los parlamentarios latinoamericanos y los pone en estadísticas, lo mismo que los motivos que tienen para perseguir la reelección, diferenciando entre hombres y mujeres.El oficio de politico

Manuel Alcántara pudo editar este libro gracias a un año sabático que le dio la Universidad de Salamanca, donde es docente, y al apoyo de varias instituciones académicas de prestigio, como las universidades de Notre Dame y Tulane, el Tecnológico de Monterrey y el programa FLACSO de Ciencias Políticas de Ecuador.

Durante ese tiempo logró compilar no solo las entrevistas que hizo desde 1994 a diputados latinoamericanos sino hacer interesantes gráficas que indican cómo afecta la toma de decisión en un pleno legislativo (Panamá arroja el porcentaje más alto en la influencia que ejercen los medios de comunicación a la hora de tomar decisiones) y logró cerrar el círculo en torno a los seres humanos que somos los políticos.

Gracias a que asistí a su conferencia magistral que clausuró el XII Congreso de Cultura Democrática en la pasada edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara en noviembre, y posteriormente a la presentación de su libro (que también lo ha presentado en Madrid y Salamanca, en la capital de México, en Colombia, Argentina y Paraguay) lo invité a Panamá. Esta entrevista se la hice por Skype. Él estaba en Japón dictando unas clases y nos arreglamos para que coincidieran los horarios.

APARTE DE LOS OTROS LIBROS SOBRE PROCESOS EN AMÉRICA LATINA, ¿QUÉ LO MOTIVÓ A HACER ESTE LIBRO?

América latina ha sido mi campo de estudio desde hace 25 años. Desde que me licencié en Ciencias Políticas me interesó la región e hice mi doctorado en los procesos de integración en esa época. Cuando regresé a España empecé a dictar la cátedra en ese tema. Primero hice un manual para estudiantes universitarios latinoamericanos y después me fui especializando en el tema de los partidos políticos. Cuando llegué a Salamanca en el año 1993 puse en marcha un proyecto de investigación muy sencillo: entrevistas y muestras representativas de todos los congresos (asambleas o parlamentos). Tengo casi 8 mil personas en la base de datos. Con ese material desarrollé líneas de investigación que se van uniendo y entrelazando entre sí: la primera es la de partidos, la segunda los poderes legislativos y la tercera, la de los políticos. En el fondo yo siempre he estudiado a los políticos, pero no lo había hecho de manera tan sistemática como en este libro. Antes me interesaba el partido o a quien representaba, y ahora me interesa el ser humano, la persona que se convierte en el objeto central de la ciencia política.

¿QUÉ HA ACOGIDO HA TENIDO EL LIBRO?

Muy buena, más de lo esperado, especialmente porque mis alumnos son los mejores vasos comunicantes ya que ellos trabajaron en él.

¿POR QUÉ ES OPORTUNO QUE SE PRESENTE EN PANAMÁ EN UN AÑO PRE ELECTORAL?

Porque es indispensables que los partidos entiendan que deben exigir a los candidatos unos niveles mínimos de calidad. Hay una serie de elementos que definen esa calidad: formación, integridad, compromiso con la rendición de cuentas y el conocimiento o preparación, es decir, que esté dentro de sus competencias profesionales. Ese es mi planteamiento. Al final el político es un intermediario para que el país tenga una gestión inmaculada. Si son unos pillos, o unos torpes, o unos inútiles no van a solucionar los problemas del país. Por allí va el asunto y es en lo que quiero insistir. Hay que exigir que haya buenos políticos.

¿TE HAS ENCONTRADO QUE EN ALGUNOS NIVELES Y PAÍSES SE TIENDE A DESPRECIAR AL POLÍTICO?

Por supuesto, por eso pretendo que se eleve el discurso político, mira lo que está pasando en España, es un escándalo a nivel mundial, si no exigimos que sean los mejores y los más capaces vamos a replicar estos escándalos.Manuel Alcántara en Panamá

 

Reconocimiento a un maestro

MARIELA SAGEL

En la presentación de ‘El oficio de político’ estarán participando algunos de los estudiantes de Alcántara

PANAMÁ. La invitación a esta presentación ha sido una iniciativa de la Junta Directiva del PRD de Bella Vista, el circuito más ‘elite’ de la ciudad. Y Manuel Alcántara profundiza en las ‘elites’ políticas en su libro. El presidente Magistrado del Tribunal Electoral, Eduardo Valdés Escoffery celebró que se presente el libro antes de las primarias del partido mayoritario y en el marco de un evento abierto a todo el público. Manifestó que ojalá todos los partidos tuvieran esta iniciativa.


Sus alumnos dicen que no entienden cómo un intelectual de su talla es también deportista. Manolo fue jugador de hockey sobre pasto y ha corrido maratones, lo que dejó hace cuatro años (tiene 60) por las lesiones que le causaban. Ahora solamente nada, para ejercitarse.

SUS ALUMNOS

En la presentación de El oficio de político estarán participando algunos de sus estudiantes, como es el caso de Harry Brown Araúz.

Sociólogo, doctor en ciencias políticas, y asesor y especialista en gobernabilidad del Programa para las Naciones Unidas (PNUD), Brown destaca que Manuel es un gran investigador y extraordinario profesor, pero sobre todo es un creador e impulsor espacios para el encuentro académico, como, por ejemplo, el Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca y la Asociación Latinoamericana de Ciencias Políticas (ALACIP), de los que fue su primer director y secretario general, respectivamente. Y agrega que: ‘Eso lo ha logrado gracias a su gran capacidad de conectar con la gente, con sus colegas y con sus estudiantes. Luego de haber estudiado casi todas las obras de Manuel, para mí es evidente que El oficio de político es el resultado del trabajo acumulado de un investigador riguroso y maduro que ya no sólo investiga, sino que está cómodo reflexionando y compartiendo sus preocupaciones sobre los asuntos esenciales de la política’.

El periodista Fernando Correa Joly también estará participando en la presentación. ‘Sobre Manolo Alcántara puedo decir que su fama le preceda porque cuando fui alumno de Eusebio Muja León en Georgetown ya había escuchado de él. Así que en Salamanca tuve el placer de conocerle en el Instituto de Estudios de Iberoamérica y Portugal. Era la década de los 90’s, cuando América Latina estaba en medio de las transformaciones de la liberalización de servicios públicos. Estudiar eso de primera mano con alguien como Manolo Alcántara fue una experiencia importante en mi formación”, destacó.

La filósofa, periodista, escritora y actriz Mónica Miguel Franco fue estudiante de Alcántara en el Instituto de Estudios de Iberoamérica y Portugal, en Salamanca. ‘A pesar de que mis intereses profesionales no tendían a la politología, sus clases siempre fueron interesantes para mí porque sabía mostrar las diferentes versiones de los acontecimientos. Además, y eso, para mí como alumna era fundamental, nunca rehuyó la discusión con los alumnos. Podías opinar, contradecir y discutir con él. Esa falta de miedo ante la confrontación dialéctica, siempre con argumentos y datos, es uno de los mayores dones que como profesor me ofreció’, apuntó.

El abogado Salvador Sánchez recuerda que conoció a ‘Alcántara en el Centro de Estudios Constitucionales de Madrid en 1991. De inmediato me impresionó su profundo conocimiento sobre los sistemas políticos de América Latina en general, y de Panamá, en particular. Tuve ocasión de reencontrarlo en Panamá cuando él, en su carácter de experto, apoyaba la consolidación de nuestras instituciones democráticas’.

Comenta que ‘desde entonces hemos colaborado muchas veces y, aunque sigue siendo un maestro, ahora también nos une la amistad’. ‘Para mí resulta todo un ejemplo de lo que una persona armada de inteligencia y conocimientos, pero también de una férrea determinación, puede hacer para cambiar la realidad a la que se enfrenta. Eso vale en muchos campos, pero también en el del conocimiento científico. En ese sentido, no creo que pueda explicarse el salto cualitativo y cuantitativo operado en la Ciencia Política que tiene a América Latina como objeto de estudio, en los últimos veinte años, sin atender a sus contribuciones. Pero eso no es todo. En un campo donde es fácil perderse en abstracciones alienadoras o en la supuesta neutralidad de la Ciencia, Alcántara mantiene siempre los pies en la tierra y hace expresa constantemente su apuesta por la democracia’.