Una conferencia magistral

MARIELA SAGEL

opinion@laestrella.com.pa

La Estrella de Panamá, 24 de febrero de 2013 

Después de varios meses de cuidadoso planeamiento y el apoyo de un grupo de copartidarios que entendió la importancia de enviar un mensaje claro y contundente de que estamos jugándonos la decencia y la buena práctica política en las próximas elecciones, vino a Panamá el profesor de Ciencias Políticas Manuel Alcántara a presentar su libro El Oficio de Político.


Con una buena planificación los libros llegan a tiempo —no hay nada peor que presentar un libro y que éste no esté disponible en su bautizo— y en este caso, antes del evento ya se había vendido el 70% de la cantidad que se importó. El tema es abordado con tanta seriedad y basado en la inmensa base de datos que el profesor Alcántara ha ido elaborando durante años, que contiene tablas y cuadros que son de obligada referencia para saber qué es lo que guía a nuestros políticos a tomar decisiones. Y éstas no son necesariamente la ideología del partido o las directrices de su dirigencia.

El profesor Alcántara cumplió una apretada agenda de medios, que lo llevó a varios programas de radio, una entrevista en la web de este medio impreso, un noticiero de televisión matutino y hoy se transmite una entrevistas en el programa Cara a Cara con la periodista Dorcas de la Rosa, del grupo Medcom. Pero el mejor reportaje que se hizo de la visita del docente que nos visitó la hizo el periodista Nicanor Alvarado, de este diario, que captó enseguida, sin haberse leído el libro, los planteamientos casi proféticos que hace este experto politólogo y los ponderó (ver edición del miércoles 20 de febrero de La Estrella). Sin embargo, le escatimó el crédito a quienes tuvieron la iniciativa de traer el tema al tapete: el PRD de Bella Vista.

En reunión sostenida con este grupo editorial, el autor se refirió en términos muy acertados al momento político que atraviesa Panamá actualmente, en un año preelectoral y después de la devastación institucional que ha sufrido. Fue atinado en definir que los dos partidos tradicionales deben ajustar sus estrategias, hacer una reingeniería interna muy fuerte que permita que no se conviertan en híbridos de colectivos personalistas, que los lleve a un proceso de descomposición irreversible, que es por donde se están encaminando. El clientelismo, la chequera y el transfuguismo han sido devastadores para la ética y la decencia de la clase política, y por eso tenemos tan mala fama los que somos parte de ella.

Dos temas recurren en el caso panameño y Alcántara lo dejó bien claro: la endogamia es endémica en nuestra sociedad política local, y si se participa de ella solo por llevar el apellido de familia, es perniciosa y hasta letal. La Asamblea Legislativa es de las peores y menos profesionales del continente y los diputados panameños toman sus decisiones en un altísimo porcentaje de acuerdo a la opinión pública y la atención que les presten los medios de comunicación.

Apenas tenemos dos semanas para que se den las primeras primarias y de allí la importancia que El Oficio de Político se convierta en un manual de ética, libro de cabecera y consulta obligada de todos los que queremos que las cosas se hagan bien, que estamos comprometidos a elevar el lenguaje político y promover una verdadera cultura democrática, no solo de la boca para afuera, sino de los partidos para adentro.

La invitación a Manuel Alcántara a presentar su libro en Panamá en estos precisos momentos es una voz de alerta y también de aliento. A ver quién le hace llegar el libro a Monseñor Ulloa y al presidente Martinelli, para que se pongan de acuerdo de una vez por todas en la firma del pacto ético.