‘No’ , el plato fuerte del IFF Panamá 2013

MARIELA SAGEL
Ego, 11 de abril de 2013
Hoy inicia el Festival de Cine de Panamá con una conferencia a las 11:00 en Cinepolis de Multiplaza, con los actores Geraldine Chaplin, Pablo Berger y Rubén Blades. La cinta chilena ‘No’ clausura el festival
PANAMÁ. El Festival de Cine de Panamá, que por segundo año consecutivo se celebra durante estas fechas, clausurará con la película No, basada en una obra de teatro del afamado escritor chileno Antonio Skármeta, titulada El Plebiscito. Esta película fue nominada a los premios Cannes en el año 2012 como mejor cinta extranjera y es una recreación de lo que fue la alegre y optimista campaña para derrotar en las urnas al general Augusto Pinochet, que se realizó en el año 1988 y fue un ejemplo de civismo y educación por parte de los chilenos.
Los días del arco iris
ESTUVO DE VISITA

Esteban Antonio Skármeta es un viejo conocido de nuestro país, que nos visitó en el 2005 para la Feria del Libro cuando Chile fue el país invitado, y el entonces Presidente Ricardo Lagos se trajo a un grupo de escritores con él para la apertura. Su obra novelística brilla por Ardiente Paciencia, la que es más conocida como El Cartero de Neruda, que también fue llevada al cine, y posteriormente El Baile de la Victoria, hermoso libro que dirigió Fernando Trueba en una bien lograda película. Más recientemente, Skármeta nos deleitó con Los días del Arco Iris, que también hace alusión a cómo se gestó la campaña por el ‘no’ y es una bella historia de la ilusión y la esperanza en tiempos difíciles, donde padres e hijos, maestros y discípulos se ingenian para devolver los colores y la música a una sociedad que veía todo gris y con desasosiego.

En el cierre del Festival de Cine estará presente Juan Forch, periodista y escritor que fue protagonista real de la historia, que conducirá este fulgurante broche de oro de la fabulosa cinta, que dirige Pablo Larraín y en la que actúa Gael García Bernal.

Cuando se presentó en Cannes, Skármeta dijo que No cuenta con varios elementos que hacen de la cinta ‘una cautivadora y elegante obra de arte. La película es buenísima, cuenta con una innovadora técnica con la que logra un planteamiento muy original. Se filmó con herramientas y materiales que reproducen la textura y atmósfera de la época. Y esto permite transitar muy fluidamente entre las imágenes de archivo a las ficticias’, explicó en esa ocasión. En ella el autor y el director enfatizan cómo un artista contribuye a conseguir la libertad de un país.

Los Días del Arco Iris ganó el premio Iberoamericano de narrativa Planeta-Casamérica 2011. El Cartero de Neruda, la película, obtuvo cinco nominaciones al Óscar y la novela El Baile de la Victoria ganó el premio Planeta en 2003. Su novela Un padre de película ha merecido muy buenos comentarios y sobre esa obra lo entrevisté en el año 2011 en la Feria de Guadalajara, donde elogió el gran papel que tuvo su padre en su vocación de escritor.

La narrativa de Skármeta se destaca por su exquisita sencillez y es un vaso conductor a los guiones en los que se han convertido sus temas, con singular éxito. Ha sido profesor de universidades en Estados Unidos, Chile y en Alemania estuvo representando a su país como Embajador. A fines del mes de octubre de este año, el autor, muy reconocido por su programa televisivo sobre libros, vendrá a Panamá para el Congreso de Academias de la Lengua y posteriormente, dictará una conferencia magistral sobre la importancia de las campañas publicitarias hechas con tino y con propuestas, además de conversar sobre la poesía en su narrativa, alrededor de Neruda, José Hernández, Gabriela Mistral, Nicolás Guillén, William Shakespeare, Jorge Manrique y otros.

Bienvenidos a raqueteros.com

MARIELA SAGEL 

marielasagel@gmail.com

El Siglo, 29 de abril de 2013

Anteriormente había denunciado, por este medio, la mala imagen que dan los maleteros que se llaman www.maleterosdepanama.com, y que son los que se toman la libertad de dispensar los carros auxiliares que necesita un viajero para poder cargar su equipaje, tanto para que pase por los controles de aduanas como que salga a buscar el transporte que lo llevará a su destino. Mencionaba que en muchas de las grandes ciudades, no hay que pagar por ‘alquilar’ este servicio, y de hacerlo, se hace a través de una máquina por medio de la cual hasta se puede cargar el costo a una tarjeta de crédito.

En Barajas, aeropuerto de Madrid, se tiene que depositar un euro (que equivale a $.1.33 más o menos) y la máquina le da a uno una ficha, misma que se deposita en la correa que aglutina todos estos cochecitos. Nunca hay de por medio una persona que saque un legajo de billetes en forma ostentosa, como les gusta a hacer a nuestros criollos.

Mi sorpresa ha sido muy grande al llegar a las 12 de la noche a Tocumen, encontrarme con los carritos amordazados por las cadenas, y al preguntarles a los funcionarios de Aduanas por los ‘raqueteros’, me han dicho que ‘estaban durmiendo’. O sea, no solo dan un pésimo servicio que a todas luces no es transparente, sino que no lo prestan cuando uno más lo necesita, que es cuando se llega cansado, trasnochado y ya casi sin ganas de andar jalando el equipaje.

Quisiera que esta segunda campanada llegara a los que administran el aeropuerto, que pretende ser un modelo de eficiencia. Si queremos ser un ‘hub’ del continente, tenemos que cuidar todos los aspectos de los servicios que se brindan en esa terminal aérea, incluyendo hasta los más mínimos, y básicos, como tener a la disposición carritos para acarrear las maletas.

No podemos ser un destino de turismo apetecible, al cual todos quieran venir, si la primera impresión que damos es la de unos avivatos que cobran con desparpajo por el alquiler de los carros que uno va a usar para poder mover las maletas. Esta responsabilidad debe recaer en los que están a cargo de la industria turística, léase Autoridad del Turismo, de la Dirección o Autoridad de Aduanas y de los panameños en general. A ver si caemos en la cuenta que nos concierne a todos y dejemos de dar la impresión de que en Panamá todo es un ‘racket’.