40 años sin Pablo Picasso

LA VIDA DE UN MONSTRUO SAGRADO

MARIELA SAGEL

facetas@laestrella.com.pa

Delirio, sexo, genialidad. La vida del artista malagueño fue un torbellino de emociones que alimentó su obra pictórica. De su período rosa al surrealismo, siempre se rebeló contra lo establecido

Facetas, 28 de julio de 2013


Las efemérides se conmemoran en grande o en voz baja. Este año nos tuvo imbuidos en los 50 años de haberse publicado Rayuela, la ‘anti novela’ de Julio Cortázar y ya tenemos que empezar a prepararnos para el centenario del nacimiento del autor argentino, que es el otro año. Mañana 29 de julio se conmemoran 30 años de la muerte de Luis Buñuel, realizador español que obtuvo con una de sus películas un Óscar al mejor filme en lengua extranjera.

Asimismo, el pasado 8 de abril se cumplieron 40 años de la muerte del pintor malagueño Pablo Picasso, cuya obra y vida son tan inconmensurables que pocos nos atrevemos a hacer una aproximación siquiera un poco tímida.

GENIO MALAGUEÑO

El que fuera uno de los mayores y más importantes artistas del siglo XX fue bautizado con el interminable nombre de Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno María de los Remedios Cipriano de la Santísima Trinidad Ruiz y Picasso cuando nació en Málaga, en 1881. Su vida fue un torbellino de vivencias que no estuvo exenta de ciertos delirios, genialidades, amor y amistad.
Estatua de Pablo Picasso en Málaga
Dos constantes se encuentran en la vida de este formidable artista, expuesto como estuvo a las más vanguardistas corrientes de su época: el arte y las mujeres. De él se dice que era insoportable, colérico, de carácter muy difícil, viviendo en una atmósfera explosiva, adorado por sus amigos y odiado por sus enemigos.

Se le llama el genio malagueño. Hay quien señala que en sus biografías existen lagunas que giran en torno a las mujeres que lo acompañaron a lo largo de su vida, pero que poco se sabe de ellas. El autor de uno de los libros sobre el pintor, Antonio D. Olano, que mantuvo una larga amistad con Picasso, se encargó de rescatar todas esas féminas que una vez alejadas de él, de su genialidad o de su influencia, aportaran luces sobre la forma de crear, de amar, de sufrir del autor del Guernica.

Las mujeres de Picasso es una visión distinta del genial pintor a través de sus relaciones íntimas, lo mismo que El Picasso Desconocido, un hombre de cien mil rasgos, de Hélene Parmelin, amiga del pintor y de su última pareja, Jaqueline Roque, que permite conocer al hombre detrás del genio.

ARTE ANTIBÉLICO

Una obra icónica de Picasso es El Guernica, que precisamente Luis Buñuel ayudó a colgar. Es un homenaje a los caídos el 26 de abril de 1937, cuando se produjo el brutal bombardeo a la localidad de Guernica, en Viscaya, por parte de una legión alemana llamada ‘Cóndor’, bajo las órdenes del dictador Francisco Franco.

Picasso se inspiró en este hecho para desarrollar el mural del pabellón de la Segunda República en la Exposición Internacional de París y produjo una de sus obras más famosas, actualmente exhibida en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

El cuadro simboliza todo el horror de la guerra y la tragedia de la muerte de muchas víctimas inocentes y los terribles sufrimientos que una acción como ésa inflige a los seres humanos. Inicialmente fue exhibido en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, para ser trasladado posteriormente a España. Es de un indudable valor artístico.

Aparte de El Guernica, las Señoritas de Avignon (pintado mucho antes, en 1907, bajo la influencia africana y del consumo de opio) y otros resonados cuadros, cerámicas, grabados, dibujos, Picasso es recordado en todas las etapas por las que su arte atravesó: el período azul, los saltimbanquis, el cubismo, y el surrealismo.

También es recordado por su feroz adoración al cuerpo de la mujer. Se dice que dibujaba a sus amantes cuando dormían, para así poder contemplarlas a sus anchas.

Genio, artista, político y polémico, de Picasso no sólo se conmemoran 40 años de haber muerto, sino su desmedido talento, que quedó como una huella sobre las generaciones posteriores. Una obra y un legado que todavía es seguido con suma atención.