La desmitificación de las encuestas

MARIELA SAGEL 
El Siglo, 23 de septiembre de 2013
Las encuestas en nuestro país se han vuelto el motivo por el que se pelean a tuitazos los políticos, y depende de cómo les vaya a los candidatos a puestos de elección, así mismo las catalogan. Ahora mismo, de las que se hacen públicas, hay dos bloques debidamente respaldados por medios de comunicación y una tercera que si ha arrancado, aún no se ha posicionado. Dichter & Neira la contrata La Prensa y TVN y la de Ipsos lo es por los grupos Medcom y La Estrella-El Siglo. Una tercera empresa colombiana va a medir el torneo electoral que en teoría todavía no ha empezado, una vez que ha concretado una alianza con los medios ‘oficialistas’ que son el Grupo EPASA (Crítica, Panamá América, NexTV y KW Continente), así que ya sabemos por dónde viene la cosa.

Me tocó estar presente el sábado en la actividad que organizó el PRD para entregar las credenciales a los candidatos que ganaron en las primarias, titulada ‘Camino a la Victoria’. La jornada de dos días sirvió para aclarar dudas que aparentan ser fisuras dentro del partido más grande que tiene Panamá, al mismo tiempo que fue el escenario de varios oradores que sirvieron como motivadores de la gran cantidad de público que asistió, de todo el país, incluyendo las minorías étnicas, los jóvenes, los representantes de nuestro golpeado sector agropecuario y hasta de una invocación religiosa que casi se convirtió en arenga política. No faltó la pormenorizada explicación de ‘El Plan de Todos’, por parte de quien mejor lo puede hacer, Laurentino Cortizo, y el pase de las cuñas publicitarias que se están viendo en los medios de comunicación.

La charla que levantó más emoción, a la vez que rompió los paradigmas que muchos tienen, fue la explicación del Ing. José I. Blandón sobre las encuestas que actualmente se están llevando a cabo. Con una objetividad tan clara y directa como solamente él, que es un verdadero analista, puede hacerlo, desmitificó cada una de las encuestas y la lectura que se les debe dar, con gráficas que sustentaban su planteamiento. En un momento lo embargó la emoción, siendo él una persona que vivió de cerca el proceso torrijista y esa emoción se contagió entre algunos de los presentes.

Desmitificar significa disminuir o despojar del carácter mítico o idealizado a algunos aspectos de la realidad. Y esos aspectos estaban haciendo mella en los candidatos y la membresía del partido. Era hora de desmitificar las encuestas y ponerse las pilas, persiguiendo uno de los consejos que dio un motivador: deje de llorar y criticar, póngase a trabajar.