Las mujeres exigimos respeto

MARIELA SAGEL
El Siglo, 21 de octubre de 2013
Una concurridísima conferencia de prensa, convocada por el grupo de mujeres que se han levantado contra el abuso e irrespeto repetido del presidente, y a quienes él llamó ‘despechadas’, estuvo matizada de una serie de pronunciamientos muy atinados sobre la situación de la mujer en Panamá. Lideraba la convocatoria el exabrupto jurídico que ha representado el anunciado ‘indulto’ a la Ing. Balbina Herrera, apenas unos días de haberse conocido el dictamen de la jueza, en el caso que la exlegisladora y ministra denunció una serie de correos entre el italiano preso, Lavítola, y el Sr. Martinelli.

Lo que no deja de sorprender es que el presidente, antes de la condena, ya anunciaba que la iba a indultar, por lo que se cuestiona (una vez más) la independencia de los poderes del Estado. De la forma tan espontánea, pero tan vulgar y soez que lo caracteriza, alega que Balbina no se ha repuesto de su derrota en el 2009.

Los que no nos reponemos a diario del Gobierno que tenemos somos todos los panameños, que a pesar del fastuoso índice de desarrollo económico que arrojamos a los ojos del mundo, la distribución de la riqueza es de las peores en el planeta y la situación de las mujeres, que representamos más del 50% de los electores y de la población panameña, ha ido retrocediendo a niveles que no veíamos desde hace 40 años, al punto que en puestos de decisiones no hay profesionales del sexo femenino, y si las hay, son totalmente supeditadas a los caprichos del presidente (Contraloría, Procuraduría y otra vez, como si fuera desechable, la Defensoría).

Temas sensibles como los feminicidios que han ido en aumento vertiginoso, los embarazos de adolescentes, el maltrato verbal y físico, la segregación de la mujer fueron señalados por las prestigiosas damas que condujeron la conferencia de prensa, a la que asistieron mujeres combativas de todos los partidos de oposición e independientes, exigiendo respeto.

Estamos lejos de hacer un Partido de la Izquierda Erótica como Gioconda Belli estructuró en su célebre novela ‘El País de las Mujeres’, pero debemos seguir insistiendo que se nos respete, tanto nuestras opiniones como nuestras posiciones. Hay un conocido refrán, que bien puede ser una leyenda urbana, que señala que uno conoce a un hombre en cómo trata a su madre, a sus relaciones de pareja (actuales o pasadas), a sus hijas. Por eso, presidente, no queremos sus besos, exigimos respeto, y para todas, no solamente para los de su partido franquicia.