EL LENGUAJE OFICIAL

Por Mariela Sagel

El Siglo, 23 de diciembre de 2013

     A raíz de la noticia que salió el pasado viernes, a nivel internacional, de la existencia de unos supuestos videos comprometedores, donde se mostraba a los dos capos italianos de Italia y Panamá, Berlusconi y Martinelli, en orgías y consumiendo droga, el revuelo ha sido grande, llegando a las mesas de redacción de las cadenas internacionales con gran preponderancia.

Su procedencia no fue de ningún diario digital menor sino de prestigiosos diarios, que generalmente se documentan antes de lanzar una noticia que comprometa de manera tan seria un mandatario o un gobierno.  La respuesta criolla, local, de parte del vocero del gobierno, ha sido la misma cantaleta de siempre: que es parte de una telenovela de un drogadicto, que está orquestada por la oposición y que se trata de embarrar la gestión del presidente Martinelli por los logros que tiene y de esa manera, pueda repetir (perdón, su títere) en las elecciones de mayo próximo. Como ingrediente adicional, le echan la culpa a Juan Carlos Varela, como vicepresidente y ahora opositor del actual del gobierno.

Los incontinentes tuits de los más conspicuos miembros del gobierno se han hecho esperar y las insistentes llamadas y mensajes a los involucrados no han recibido respuesta.  La única letanía que se ha escuchado ha sido la del busero (perdón, vocero) que con su voz altisonante repite una y otra vez el guion de la telenovela.

Pero la entrevista que le hizo CNN a este deslucido mandadero llegó a extremos insoportables, ya que sin darse cuenta que los que lo escuchan no necesariamente van a votar en mayo en Panamá, y mucho menos saben quiénes son los personajes de la oposición que “han montado” esta telenovela, repetía una y otra vez, con su destemplada y altisonante verborrea, que esto era otro capítulo más de una campaña que había empezado con los contratos de Finmecánica.  De haber sido el entrevistador Fernando del Rincón le hubiera dado una revolcada como la que le dio al Ministro Mulino hace casi dos años; el que le tocó en suerte solamente se limitó a preguntarle una y otra vez, si no debía el gobierno panameño aclarar esta situación ante la faz del país, y del mundo.

Esta historia de los sobornos, de los escándalos y ahora de las drogas, que ya repercute a nivel internacional insistentemente, no puede seguir siendo obviada y mucho menos, tirada al desvío de manera tan vergonzosa como lo hacen los funcionarios, dando explicaciones criollas, como le insistía Del Rincón en la entrevista de abril del 2011 al ministro irrevocable.

2 pensamientos en “EL LENGUAJE OFICIAL”

  1. Buenas tardes, muchas gracias, el único lugar en que se pueden consultar los periódicos de esas fechas es en la Biblioteca Nacional de Panamá, que queda en el Parque Omar.

    Saludos,

    MARIELA SAGEL

Los Comentarios están cerrados.