LO SALVÓ LA CAMPANA

Por Mariela Sagel

El Siglo, 30 de diciembre de 2013

     El viernes 27 de diciembre, casi a las cinco de la tarde, cuando ya se estaba venciendo el término, el presidente sancionó, finalmente, la ley 669 que decreta el 9 de enero como “Día de la Soberanía Nacional”, que había sido aprobada en el pleno legislativo desde el 21 de octubre del presente año.

     Esta ley, resultado de la única iniciativa ciudadana que se dio en este período, la presentó la Dra. Ana Elena Porras en representación del Movimiento Ciudadano por el Fortalecimiento de la Identidad Panameña, con una exposición de motivos que bien podría ser una lección de erudición para los diputados que la aprobaron y más aún para las autoridades del Ministerio de Educación, que se dan el lujo de eliminar del pensum académico la materia de las Relaciones de Panamá con los Estados Unidos y la lectura de los escritores de la nacionalidad.  De esta manera, las generaciones actuales y futuras, a menos que tengan unos padres responsables, vivirán en un país sin conocer sus antecedentes, sus luchas y sus héroes.

Desde la fecha en que se aprobó en la Asamblea el proyecto de ley, presentado en junio, hasta el viernes, se agotó el tiempo para sancionarla. Ya tocaba, de acuerdo a lo establecido en la asamblea, que los diputados insistieran que se hiciera ley y el presidente, renuente a sancionarla, estaba incurriendo en una grave falta, no solo legal sino moral, hacia los mártires y heridos de esta gesta, que durante 50 años han mantenido viva la llama de la gesta, que el próximo 9 de enero cumple su primer medio siglo y alrededor del cual se llevarán a cabo sendos actos conmemorativos del mismo.

Es importante que todos los panameños tomemos conciencia de la importancia de la fecha, porque ha sido quizá la más importante en nuestro país, unos momentos en que decidimos que ya no más irrespeto a nuestros símbolos patrios, no más diferencias entre los que vivíamos en Panamá y los que usufructuaban las áreas alrededor del Canal, ignominiosamente llamada Zona del Canal.  El 9 de enero fue un detonante nacional, sin preaviso, para ponerle un alto a la presencia colonialista de los Estados Unidos en Panamá.

Por esa razón, era de urgencia que se sancionara esta ley, y que este próximo 9 de enero, a los 50 años de haber ocurrido que más de veinte panameños murieron defendiendo su derecho a izar la bandera en la Escuela de Balboa, se observe con respeto y se exalte en toda su dimensión.