EL AMIGO CARTER

Mariela Sagel

El Siglo, 17 de Marzo de 2014

     El viernes de la semana pasada se realizó otro acto de reafirmación del Pacto Ético Electoral, donde el testigo de honor fue el ex Presidente de Panamá, Jimmy Carter, el mismo que firmó los Tratados Torrijos Carter, y al mismo que los recalcitrantes republicanos acusan de habernos regalado el canal, como si alguna vez hubiera sido de ellos.

Con 89 años a cuestas y muchas vivencias y elecciones recorridas, el ex Presidente envió un mensaje contundente al hacer uso de la palabra, en torno a la democracia panameña y el vínculo que une a sus instituciones con la iglesia –en el caso nuestro la católica— pero que se origina en el cristianismo –él es bautista.

Dijo que Panamá había encontrado la forma adecuada de combinar dos grandes instituciones ya que las unían los mismos principios de democracia y libertad, como los que promulgaba Jesucristo, basados en los derechos humanos, el derecho que tenemos los ciudadanos de elegir a nuestros gobernantes así como el derecho de todos a vivir en paz.

Hizo un recorrido sobre las veces que ha venido a Panamá como observador de elecciones y destacó las ocasión de 1989, cuando los resultados de las elecciones fueron confiscados y el Centro Carter condenó esas acciones.

Al volver en 1993 ya se había creado el Pacto Ético, y destacó que desde entonces, el desarrollo de las elecciones ha sido ejemplar, especialmente para otras naciones, en las cuales el Centro Carter ha servido de observador.

Para conducir unas elecciones democráticas y justas hace falta, prosiguió el ex mandatario, dos instituciones que garanticen la democracia y la paz: una es el Tribunal Electoral, y destacó el profesionalismo del nuestro y sus magistrados, que se han elevado por encima de todas las amenazas para seguir en su sendero correcto, sin intimidación y con la garantía de que los resultados van a ser respetados, y en el caso de Panamá, la Iglesia Católica, que ha tomado el liderazgo, con la Comisión de Justicia y Paz, de vigilar y propiciar que las elecciones se lleven a cabo con todas las garantías que se le deben respetar al ser humano.

Gracias Presidente Carter por la confianza que ha demostrado en nuestras instituciones, en la clase política panameña y sobre todo, en que los próximos comicios van a ser llevados con transparencia, con garantía a los derechos humanos de todos y al derecho a la paz que nos debe proveer esa confianza en las instituciones que son garantes del Pacto Ético.