MÁS VIAJES EN 5 AÑOS

Mariela Sagel

El Siglo, 31 de marzo de 2014

El cumplimiento del viaje No. 94 del Presidente dio un vuelco a las estadísticas que ostentaba Martín Torrijos, a quien se le llamó “el muñeco que pasea”. Esa estadística seguramente no tiene en su haber los viajes clandestinos que ha realizado en casi 5 años, algunos de los cuales han sido motivo de escándalos.

Llama la atención los destinos que ha seleccionado el admirador de Berlusconi en este quinquenio.  A Honduras, donde seguro que tiene socios de negocios, no ha parado de ir, hasta para inaugurar una tienda de barrio.  A Estados Unidos se dice que fue a dar discursos, pero en Panamá no puede articular ni una oración coherente.  No aparece Hong Kong, donde el 26 de octubre de 2012 estuvo recalando, volviendo de Vietnam y en ruta a Italia, cuando en Panamá casi hubo una guerra civil.  Y tampoco todas las francachelas de playa y amigas donde se refugia cuando le da su perinola y hay que alejarlo de las cámaras.

Dos países importantes para nosotros en este continente, que parece no están en su geografía, son Canadá y Brasil.  Dos gigantes donde Panamá tiene muchas oportunidades de reforzar sus relaciones.  A menos que las únicas que le interesen son las que se establecen con Odebrecht, que es brasileña.  Canadá es un país donde tanto la educación como la salud, la industria y el transporte, tienen mucho que ofrecernos.  Pero esas no son las prioridades del presidente.  También podría enseñarnos mucho sobre dónde van a parar los corruptos y cómo se les juzga.

El ex presidente de Uruguay, Tabaré Vásquez, que promete repetir en las próximas elecciones de su país, entregó, al término de su mandato, un documento titulado: Uruguay, ser en el mundo, donde ofrece los resultados de todos sus periplos internacionales.  Sería bueno que los gobernantes copiaran ese modelo, y no solamente las acciones de capo italiano.