El colmo de la desfachatez

lunes 12 de mayo de 2014 -El Siglo

Estamos cada vez más ante la banalización de las figuras femeninas y estas no responden.

A menos de una semana de celebradas las elecciones y que la nómina reeleccionista Arias-Martinelli perdiera por la voluntad de los votantes, nos hemos enterado que varias ‘jumbotiendas’ han sido canceladas ‘porque no son rentables’ y muchos productos, sino miles de envases con fecha vigente, fueron tirados al vertedero de Chepo, porque en Cerro Patacón tendrían que pagar por depositarlos allí.

Parece una historia de ciencia ficción, pero pasó en Panamá, esta segunda semana de mayo. Muchas personas, alertadas de que el Gobierno que prometió bajar la canasta básica e hizo lo contrario en cinco años, en revancha porque no ganó, dispuso que eran basura estos productos, se fueron a recogerlos, cuyas fechas de vencimiento eran 2015 y 2016. Ni en el Súper 99 tienen tanta vigencia los productos que se ofrecen.

Súbitamente, las ‘jumboferias’ de algunos sitios donde se celebraban, en esta semana post electoral, resultaron no rentables y fueron eliminadas. Un cambio en la oferta que afecta a los que han sido más golpeados en su bolsillo. Quisiera preguntarle a la primera dama, ex candidata de la nómina reeleccionista, si no siente remordimiento de conciencia que pasen estas cosas. Si no tiene nada que decir ante el derroche que fue su cierre de campaña, cuyo costo bien pudo pagar la prometida remodelación y urgente ampliación del Hospital del Niño, en el terreno donde estaba la antigua Embajada Americana.

Estamos cada vez más ante la banalización de las figuras femeninas y estas no responden. Esta semana se la han pasado criticando a la electa vicepresidenta por usar un saco de marca y la futura primera dama salió en un programa de televisión mostrando su clóset. Pareciera que las mujeres solamente servimos para la decoración y, lo que es peor, dejamos que nos sigan estigmatizando sin salir a defender lo que realmente nos preocupa. Mujeres como Ana Matilde Gómez y Zulay Rodríguez seguramente no dejarán de levantar su voz ante tanto despropósito.