El billete de lotería

Lunes 2 de noviembre de 2015

Ha habido todo un revuelo en torno al billete de lotería del sorteo dominical del 1º. de noviembre, donde se muestra la bandera de Ecuador

Ha habido todo un revuelo en torno al billete de lotería del sorteo dominical del 1º. de noviembre, donde se muestra la bandera de Ecuador en vez de la de Colombia, como si nos hubiéramos separado hace 112 años de ese país y no de la patria de Gabriel García Márquez. La institución se esmeró en emitir un comunicado pidiendo disculpas y los memes y caricaturas no se hicieron esperar, especialmente en las redes sociales.

Este desliz de la Lotería Nacional es una muestra de lo mal que estamos en la materia de Historia, especialmente la nuestra –ni digamos de la historia mundial – y que las instituciones del Estado no saben que existe una comisión de los símbolos patrios, que vela por el buen uso de los mismos y que tiene sendos títulos publicados, que deberían reposar en la biblioteca de esa entidad del Estado.

Hace poco se presentó el público el libro ‘Cruzando Fronteras’, que muestra cómo los sellos postales son una expresión de historia, cultura e identidad. Y eso que ya casi nadie usa estampillas y mucho menos, envía cartas. Así mismo deberían ser los billetes de lotería, de los que se imprimen hasta 3 veces a la semana con diferentes temas, efemérides y acontecimientos que coinciden con los sorteos. Debe tomarse en cuenta que el destino sí existe, va tornando la vida de los seres humanos y llevándoles por caminos insospechados. Las grandes ideas no siempre nacen en las mentes más brillantes, por el contrario, muchas veces surgen en las mentes de quienes menos se espera, personas comunes y corrientes. Pero con sentido común y respeto a la historia, y eso es lo que parece que escasea en la Lotería Nacional.

Todo el que exponga un hecho histórico sobre Panamá, sea en estampilla o billete de lotería, debe revisar cuidadosamente lo que se dice o se plasma, porque un error como el mencionado aquí puede echar por tierra la reputación construida a través de años por enaltecer la historia de nuestro país.