El ingenio de un talingo

Domingo 5 de abril de 2015

‘A diario vemos en las noticias a poblaciones enteras reclamando que no les llega agua por meses’

Mariela Sagel
marielasagel@gmail.com


Hace unos días, en plena área bancaria, observé a un talingo posarse sobre un tubo de desagüe de un aire acondicionado y, cual un contorsionista del Cirque Du Soleil, darse la vuelta una y otra vez para tomar de las gotas que por allí salían. Supongo que con la arremetida del ‘verano’, no hay muchas fuentes de agua donde puede hidratarse y éste ingenioso pájaro encontró su oasis para saciar su sed.

A diario vemos en las noticias a poblaciones enteras reclamando que no les llega agua por meses y, gracias a un reportaje reciente, les arreglaron un daño que les impedía el suministro, pero se les volvió a dañar al día siguiente. Generalmente, cuando al fin el IDAAN llega a reparar un daño, desbarata la calle, acera, o la superficie que esté sobre la tubería, y se va tan campante, alegando que le toca al Ministerio de Obras Públicas (MOP) arreglar el desbarajuste. La mayoría de las veces, las cuadrillas del MOP no llegan nunca y es así que se acumulan miles de miles de aceras rotas, calles con huecos y baches.

Ahora que nos están convirtiendo el país en una inmensa cárcel, vamos a tener que movernos con mucho cuidado, porque, en donde uno menos acuerde, allí estará uno de los tantos indagados, cuyos casos de seguro van a quedar en nada. La situación se ha puesto tan complicada que ahora los hospitales también son el refugio de algunos de esos individuos que fueron responsables del asalto voraz que se dio en el Gobierno anterior. Para acabar de rematar, a todos los que finalmente están tras las rejas les da por enfermarse, por tener claustrofobia, presión alta, diabetes. Pero cuando estaban cometiendo sus fechorías no les daba ni un dolorcito de muelas.

Y hablando de cárceles, parece inaudito que un buen día nos enteramos que en una paradisíaca isla del Archipiélago de las Perlas se lleva adelante la construcción, bastante avanzada por cierto, de una cárcel. Esto es inaceptable por varias razones: no se conocía de este nuevo penal a un costo altísimo y no se necesitan más cárceles, se necesitan esos recursos para agilizar la justicia penitenciaria, para que los privados de libertad sean juzgados y se reduzca la mora judicial. No se ven las intenciones de este Gobierno, que ya va para un año, en hacer las cosas con transparencia y corrección, y ejemplo de ellos fue el zangoloteo que se formó con la aceptación del director del Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA) de que tenía hasta a la suegra en planilla, y que había hecho contratos millonarios beneficiando a una sola persona. El IMA, al igual que el PAN, fue puesto bajo la égida de la Presidencia para que sirviera de instrumento de saqueo despiadado. Bien hizo el ministro Arango en poner en tres y dos al presidente por su demora en sacar a este funcionario y, de paso, volver a integrar esa institución a la cartera a su cargo.

Pero las sospechas de que la justicia está siendo selectiva se confirman a diario. El extitular del MOP fue indagado por lo de la comida deshidratada del PAN, pero no aprovecharon para que respondiera por los sobrecostos de las carreteras, los pasos elevados y, lo peor, el engaño sobre la construcción de la Cinta Costera III. Así vienen y van otros, como la que decía que no era política, ex ministra de Educación, que fue la primera en gozar de país por cárcel, y recientemente se indagó a la ex viceministra de Desarrollo Social. A esta señora no la expusieron a las inclementes cámaras y preguntas de los periodistas, con la excusa de que era de ‘avanzada edad’. Si no fuera porque tiene apellido Varela, otra hubiera sido la historia.

De verdad que los panameños somos ingeniosos, y ese ingenio lo tienen hasta los talingos. Incluso para ser selectivos.