“El Quijote” cabalga otra vez

Domingo 23 de agosto de 2015 

“Después de su desaparición de los planes de estudio del MEDUCA, las nuevas generaciones podrán conocer las aventuras del ingenioso hidalgo.”

Imagen de la serie El Quijote

Mariela Sagel
marielasagel@gmail.com


La producción de televisión más ambiciosa de Radio y Televisión Española (RTVE) llegará a los televidentes panameños el 29 y 30 de agosto en la señal de FETV Canal 5, en horario prime , a las 8 de la noche.

Es una serie que tuvo como guionista al Nobel de Literatura español Camilo José Cela y en los papeles principales a Fernando Rey como Alonso Quijano, el ingenioso hidalgo Don Quijote, y a Alfredo Landa en el de Sancho Panza, y rebasó una audiencia de 4 millones de televidentes cuando fue estrenada en España.

Su transmisión en Panamá toma relevancia porque ahora, en los colegios panameños, la lectura de la obra cumbre de la literatura en español no es obligatoria.

Don Quijote de la Mancha, escrita por Don Miguel de Cervantes Saavedra, ya ha cumplido 410 años de haber sido publicada, y marcó el inicio de la novelística romántica. Ha influenciado a los escritores de todas las lenguas y ha sido traducida a más de 50 idiomas, –el primer libro en castellano después de la Biblia–. Se ha adaptado a todos los medios posibles, –teatro, danza, cine, cómics, juegos y lo que desarrolle la tecnología — y la imagen del Caballero de la Triste Figura se ha convertido en un ícono universal.

Este libro, cuya influencia reclaman desde Pasternak hasta Vargas Llosa, sigue vigente en la novelística universal. Con motivo de la transmisión de la serie sostuvimos una tertulia en torno a la figura de Miguel de Cervantes y su Quijote, y algunos detalles sobresalieron durante este intercambio.

A la pregunta de la moderadora de si Cervantes tuvo idea remota que su obra trascendería de tal manera, y que fuera referencia aún después de 400 años de haber sido escrita, yo les argumenté que eso no era posible, que él estaba imbuido y poseído a tal punto por sus historias, las que llevaba adentro y que quiso exorcizar mediante su novela, que las estaba escribiendo con eso en la mente en una especie de delirio.

Otros opinaron que sí, que él planeaba ser inmortal a través de sus textos. Habría que meterse en el interior de ese hombre cuyos huesos quedaron en el cementerio del convento de las Trinitarias y solamente hace poco recibieron una lápida digna, después de ser exhumados, ya que fueron olvidados por generaciones pero que hoy es el más inmortal de los escritores.

En su natal Alcalá de Henares se conserva su casa. Cervantes murió el mismo día que William Shakespeare, el ícono de la literatura en inglés, y por esa razón se celebra, el 23 de abril, fecha del fallecimiento de ambos, el Día del Libro.

LA SERIE

Compuesta de 8 capítulos, El Quijote había sido pensado para tener 10 más. Los que serán vistos en Panamá serán transmitidos en dos tandas, el sábado 29 y el domingo 30 de agosto en Canal 5, FETV. Con esta serie ese canal cumple con su misión cultural y educativa, de rescatar lo importante de la cultura mundial. Es una magnífica oportunidad para que docentes y estudiantes, conocedores y aficionados, vuelvan a vivir las aventuras de El Caballero de la Triste Figura, que ha sido tan incorporada a nuestros dichos y a nuestras costumbres.

Tendremos la oportunidad de ver escenarios que recrean ‘una región de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme’, la pasión de un intelectual por los libros al punto de que, viviendo en una época en que había que leer con la luz del sol o de las velas, Alonso Quijano aprovechaba hasta la última oportunidad para educarse más y más (Don Miguel había sido soldado, de allí su apodo del ‘Manco de Lepanto’) y su decisión de ir a reivindicar los grandes hidalgos que habían recorrido esos inmensos territorios donde la distancia y el idealismo hacían ver a los molinos de viento como gigantes contra los que había que combatir.

Con una fotografía magnífica y diálogos dignos que recrean la obra maestra de la lengua castellana, la serie El Quijote es una magnífica oportunidad para volver a recrearnos con esta novela que utiliza todos los géneros: la sátira, el humorismo, el amor, la crítica social y la política. Es sarcástica, es divertida, es muy actual y sobre todo, es esencial para comprender el desarrollo de la novelística, porque su publicación marcó el inició de la novela romántica. También es romántica y su Dulcinea del Toboso, aunque nunca existió pero que era el ideal de su doncella, tiene validez en estos momentos en que ocurren tantas agresiones contra las mujeres.

Se empezó a rodar en 1990 para que fuera estrenada en 1992, para la celebración del V Centenario del Descubrimiento de América, y en las primeras transmisiones capturó unos 4 millones de espectadores.