¿Es entero o la mitad?

Domingo 12 de abril de 2015 

El Diccionario Panhispánico de Dudas de la Real Academia Española recomienda utilizar ‘medio ambiente’, y en plural ‘medioambientes’

Mariela Sagel
marielasagel@gmail.com


Desde hace varios años se ha estado usando la frase de que si decimos ‘medio ambiente’, es porque ya destruimos la mitad. El término se ha ido adoptando y adaptando a nuestro lenguaje común sin saber su origen ni sus implicaciones.

La expresión ‘medio ambiente’ podría ser considerada un pleonasmo, porque los dos elementos de dicha grafía tienen el mismo significado cuando van juntos. Sin embargo, ambas palabras por separado tienen otras acepciones y es el contexto el que permite su comprensión. Por ejemplo, cuando decimos ambiente indica un sector de la sociedad, como ambiente popular o ambiente aristocrático; o una actitud, como tener buen ambiente con los amigos. El Diccionario Panhispánico de Dudas de la Real Academia Española recomienda utilizar ‘medio ambiente’, y en plural ‘medioambientes’.

Con la creación del nuevo Ministerio del Ambiente parece que se impondrán nuevas reglas para los estudios de impacto ambiental, pero esas nuevas reglas deben ser consultadas sobre todo con especialistas, porque el llamado ‘cambio climático’ es dinámico y cada día surgen más aristas que considerar. Deben revisarse temas tan básicos como que talar un árbol, que solamente tiene una multa de $5, por lo que el constructor devastador lo paga feliz y no le importa. Si se le pusiera un monto mayor, que dignifique lo que es un árbol y lo que toma que crezca y los beneficios que ofrece, se pensaría mejor en cortarlo sin misericordia.

Y siguiendo con el ambiente que nos rodea, continua la polémica por los estacionamientos. Yo en lo particular soy partidaria de que se cobre por el uso de ellos, pero a veces se abusa, por ejemplo, en el edifico conocido como El Tornillo, donde solamente hay un ascensor en uso, subir y bajar, solo a llevar un documento, cuesta como $4. Hay quienes aducen que el no tener estacionamientos privados y que los autos se estacionen donde les da la gana, contamina el ambiente. Pero he notado que algunos de los ‘City Parkings’, que han brotado como las raíces de los árboles que han talado, no ofrecen ni el más básico de los servicios a las personas que allí trabajan, teniendo que hacer sus necesidades estos esforzados trabajadores al aire libre. Las autoridades de salud y la muy beligerante Asociación de Propietarios y Administradores de Estacionamientos, tan estudiosos de sus beneficios, deberían tomar cartas en el asunto, y todo aquel que vea estas irregularidades, denunciar a los inescrupulosos empresarios que tengan esta práctica. Ellos alegan que tener seguridad cuesta, incluyendo la iluminación, póliza de seguros y otros gastos, donde deben incluir un servicio sanitario, para que justifiquen el cobro de sus precios, especialmente los que están al aire libre.

Como en este artículo no voy a mencionar ningún tema de la Cumbre de las Américas, que ha traído gran atención hacia Panamá y más de uno que otro incidente desafortunado, especialmente el que provocó el dedazo del periodista Andrés Oppenheimer, debo mencionar que antes de que empezara la reunión americana coincidí con el padre de Vanessa Rodríguez, la joven que fue asesinada cruelmente (y enterrada) por un soldado estadounidense. Compungido me contó que la corte donde se realizó la audiencia en Estados Unidos declaró que el incidente pudo deberse a un accidente de tránsito. El señor Rodríguez publicó un remitido dirigido al presidente Barack Obama, de visita en Panamá, exigiendo justicia y que a este soldado se le juzgue en nuestro país.