TERROR EN LA CORTE

Por Mariela Sagel, El Siglo, 23 de noviembre de 2015

Esta semana se inician las ‘audiencias públicas’ de los 10 finalistas del concurso sin reglas que se estableció para llenar las dos vacantes que hay en la Corte Suprema de Justicia, y lo pongo entre comillas porque es la Alianza Ciudadana la que ha convocado este procedimiento, y espero que en esta ocasión se respete. Pero acabamos la semana con la denuncia del Colegio de Abogados que el Movimiento Independiente (MOVIN, que tiene a la mitad de sus miembros nombrados en altos cargos) ha estado entrevistando en forma paralela a estos diez finalistas. Lo que no sabemos es cómo llegaron a ser finalistas, si había como 160 aspirantes.

Entre ese montón había de todo, inclusive personas que tenían antecedentes bastante oscuros y que se han valido siempre de la extorsión y de las amistades no tan claras para ascender en la vida. Se amparaban en daños a su reputación cuando no la tenían y encima, sus víctimas vieron después que se señaló a una candidata de ‘oscuro pasado’ en campaña, a funcionarios de ‘oscuros manejos’ y a sus defensores como ‘oscuros funcionarios’. Menos mal que ninguna de esas candidaturas llegaron a finalistas.

Pero han llegado un par que tienen enormes cuestionamientos, y todo indica que son los ‘ungidos’ o ‘ungidas’. No veo que las víctimas del terrorismo que se implementó para quedarse en La Prensa hayan dicho esta boca es mía ante la inminencia de este nombramiento, lo que llevará a la Corte al mismísimo demonio, aunque se vista de Prada. Una persona que se olvidó que la libertad de expresión es también libertad de información. Aunque pueda ser una estrategia para sacar a patadas al hoy Presidente de la Corte, no creo que la mollera de Varela le dé para tanto maquiavelismo.

Ojalá los que todavía creen que el Presidente y sobre todo, los Ministros de Presidencia y Gobierno, le van a hacer caso a la Alianza Ciudadana y otros grupos no se vuelvan a sentir defraudados. Yo solamente voy a sentarme a ver lo inevitable.