Tretyakov, un verdadero filántropo

Domingo 25 de octubre de 2015 

Fue un extraordinario filántropo y estableció muchas becas y estipendios para ayudar a los pobres

Retrato de Leo Tolstoi.
 

Mariela Sagel
marielasagel@gmail.com


Pavel Tretyakov no solo se esmeró en coleccionar sino en producir el más completo catálogo con descripciones de unas 2 mil piezas de arte en 1898, que se publicó después de su muerte.

Además de su amor por las artes, Pavel fue miembro honorario de muchas asociaciones, como la Sociedad de Amateurs de Arte de Moscú, la Sociedad de Arte de Moscú, la Escuela de Pintura, Escultura y Arquitectura de Moscú y otras. También aportaba sustanciales sumas de dinero al Museo de Antigüedades de la Universidad de Moscú, que posteriormente se convirtió en el Museo de Bellas Artes.

De la misma manera y con el mismo entusiasmo, apoyó la escuela de ciegos y sordos y patrocinó la expedición a Australia del etnógrafo y explorador N.Miklukho-Maklay. Fue un extraordinario filántropo y estableció muchas becas y estipendios para ayudar a los pobres.

La lista de donaciones que hacía Pavel Tretyakov era interminable. Su legado es hoy apreciado a nivel mundial y sus cavilaciones, expresadas en las cartas a sus hijas, de devolverle a la sociedad lo que le había dado es el más bello ejemplo de desprendimiento y filantropía que uno pueda encontrar.

Se puede ser un gran conocedor, un gran coleccionista pero ser además un gran filántropo es difícil y Pavel Tretyakov lo logró con su empeño en apoyar el arte ruso y su legado a la ciudad de Moscú.