Una historia fascinante

Domingo 19 de julio de 2015 

“Tejen una entelequia vital para que gocemos a flor de piel esta novela que reitera la posición de Moro.”

Mariela Sagel
marielasagel@gmail.com


Los dos médicos, 22 niños huérfanos españoles y Zendal se convierten en ‘Quijotes’ que van a la mar a conquistar, ya no con la espada y con la cruz, sino con la aguja de la inyección, los territorios arrasados por la viruela.

No fue fácil ni la voluntad del rey se impuso en todas las sedes de la Nueva España: en La Habana fueron recibidos con júbilo, no así en México, cuyo virrey se convirtió en un escollo para la histórica Real Expedición Filantrópica de la Vacuna.

Las intrigas, los dobleces de la personalidad egocéntrica del doctor Balmis, las creencias fetichistas de los marineros hacia las mujeres; las travesuras de los niños, que siendo huérfanos habían crecido con una gran ausencia de cariño y apego por la vida, tejen una entelequia vital para que gocemos a flor de piel esta novela que reitera la posición de Moro como uno de los mejores cultivadores de novela histórica de habla hispana.