CULTURA CIUDADANA

Por Mariela Sagel, El Siglo, 5 de diciembre de 2016

Con la voz y oídos que ahora tenemos todos mediante las redes sociales, se ha vuelto viral una modalidad que tienen los suecos, de tener una entrada en el metro abierta para aquellas personas que no pueden pagar, por la razón que sea, el peaje.  Y cómo se respeta y casi no se usa ese pase, que para los que no somos suecos sería usado por los mismos millonarios de cada país tercermundista.  Pero claro, esos millonarios no van a usar el metro así que es cuestión de extrapolar el ejemplo.

Los últimos años hemos visto con frecuencia que a lo largo de la vía interamericana, en cualquier carretera fuera de la ciudad y hasta en los corredores, camino a las afueras, los hombres se arrima a un lado para poder evacuar su vejiga, o sea, orinar.  Pero ahora, en plena ciudad, en El Cangrejo, en una calle tan transitada como la Calle José Issac Fábrega, frente a donde desemboca la calle Demetrio Herrera Sevillano, que es la que une Nuevo Reparto El Carmen y El Cangrejo, en un árbol frondoso, a diario orinan a plena luz del día unos desvergonzados individuos.  Yo me atreví a increpar a uno de ellos, cuando ví que el asunto se repetía y a la vista de todos, si no le daba pena hacer eso, y el tipo, desafiante, me dijo que no, y que qué le iba a hacer.

Este asunto debe ser tomado en cuenta seriamente por las autoridades, aunque sea por las municipales, ya que de las nacionales, como el Ministerio de Obras Públicas –que empieza a reparar los huecos y los deja abiertos y en peores condiciones en medio de este endemoniado tráfico que sufrimos en esta temporada– y tomar consciencia de que se enseña con el ejemplo, el camino definitivamente es la educación, pero también el ejemplo y el incentivar una cultura ciudadana.