EL PARQUE OMAR

Por Mariela Sagel, El Siglo, 16 de enero de 2017

El parque Omar, ubicado en el corregimiento de San Francisco, ha sido últimamente motivo de mucha atención por los planes de hacerle remodelaciones por 35 millones que no se sabe en qué consisten.  Se realizó una primera consulta ciudadana sin casi ninguna resonancia en la comunidad para que se conociera de qué iba esa remodelación.  La segunda, organizada para el viernes 13, a las 4 de la tarde (anterior al Desfile de las Mil Polleras que se realiza en la provincia de Los Santos, al que asisten miles de personas) estuvo muy concurrida, con una asistencia que abarcó no solo a todas las clases sociales y edades, desde las más encumbradas hasta las más bajas, y todos los asistentes gritamos al unísono NO a una inversión exorbitantemente alta, sin justificación. Lo que necesita el parque es mantenimiento.

La historia de ese icónico parque es tanto interesante como curiosa.  Fue un antiguo y exclusivo Club de Golf, al que el General Omar Torrijos quiso devolver a la ciudad en 1973.  Él inició conversaciones con los socios para adquirir estos terrenos, para que fueran usados por todos los ciudadanos, sin importar que fueran residentes del área de Altos del Golf, de Carrasquilla –con los que colinda – o se trasladen allí para hacer uso de sus facilidades.  Tiene senderos que permiten a los corredores o caminadores hacer más de 3.5 km de ejercicio sin interrupción, con suaves colinas, además de juegos para niños, canchas de tenis, piscina, una casa club y otras infraestructuras de uso público.  La Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero, tiene su sede en medio del verdor del parque, llamado el pulmón de la ciudad.

Después de la invasión estadounidense, como todo lo que se llamara Omar quería ser eliminado, se le puso Parque Héctor Gallegos, pero la gente ya lo había aceptado como Omar, y fue tal la confusión que hubo quien dijera que se llamaba Omar Gallegos.  La sensatez volvió cuando se decidió que volviera a su nombre original, y así es aceptado por locales y extranjeros. El parque lo administra el Despacho de la Primera Dama y ahora se pide que su responsabilidad sea del Municipio.