LA VIAJERA DEL VIENTO

Por Mariela Sagel,  Facetas, 7 de agosto de 2016

Portada del libro “La viajera del viento”

Uno de los escritores de gran prestigio que vendrán para la versión XII de la Feria del Libro es Alonso Cueto Caballero, peruano universal que presentará su última obra “La viajera del viento”, y participará en otras actividades en torno a la interesante y novedosa actividad que se llevará a cabo durante la jornada cultural, Panamá Negro, interesante iniciativa de la Embajada de España.

Alonso Cueto es un viejo conocido de estas ferias, fue el escritor de mayor relevancia que lideró la representación de su país en el año 2009, cuando el Perú fue el invitado de honor ese año. También estuvo en el 2013 para el Congreso de la Lengua Española y siempre es un referente importante de la literatura peruana.  El último libro de su compatriota Mario Vargas Llosa, el polémico Cinco Esquinas, está dedicado a él.

Como escritor ha cultivado diferentes géneros, desde la novela policiaca o la de sentimientos y se define como dentro de la corriente realista peruana.  Sus estudios de literatura los realizó en Lima, en España y en Texas y se ha desempeñado como docente y encargado de publicaciones en su país, ejerciendo también el periodismo.  Es miembro de la Academia Peruana de la Lengua.  Algunas de sus obras han sido adaptadas al cine, como la Mariposa Negra, La Señorita Cali, La Pasajera (en la película Magallanes) y La Hora Azul.

UNA CONSTANTE EN PERÚ

La situación de guerra por la que atravesó Perú durante los años de 1980 a 2000, cuando Sendero Luminoso sembró el terror en la población, es un tema del que no escapan los escritores y ha sido el factor más determinante ocurrido en ese país durante el siglo XX.  Según Cueto, esta experiencia bélica, más que ninguna otra en su historia, reveló las carencias y traumas sociales de la sociedad peruana.

En el libro que el autor presentará en la FIL en agosto, se refleja uno de esos traumas, donde el pasado amenaza condicionar el futuro.  Un antiguo militar, obligado a matar a muchos que se consideraban guerrilleros, se encuentra de repente con una mujer a la que él estaba seguro de haber fusilado en uno de esos episodios que marcan la vida de cualquier ser humano sensible.

Con este encuentro empieza una persecución del protagonista principal de la novela por esa mujer que al momento de ser ajusticiada, le rogó que encontrara a sus hijos.  Es un tema cautivante porque muestra muchos signos valiosos del ser humano:  el amor sin condiciones ni egoísmos que debe haber entre hermanos, la culpa, el arrepentimiento, la aceptación de pagar por un hecho aborrecible del que nadie debería sentirse orgulloso y finalmente, el amor de pareja cuando ya nuestro Ángel no pensaba que iría a formar una familia.

El escritor peruano Alonso Cueto

Alonso Cueto demuestra con este relato tan bien estructurado que los encuentros amorosos pueden ser descritos con suma elegancia y sutileza, y que los sentimientos son los grandes poderes que uno lleva dentro para guiar su destino.

LA VIAJERA DEL VIENTO

Con un acertado título, La viajera del viento recoge los signos emblemáticos de la narrativa de Alonso Cueto: la intriga nos lleva de la mano a través de todo el relato y mantiene al lector en vilo de principio a fin.

Esta novela es la que cierra la trilogía titulada Redención, que inició con La Pasajera y siguió con La Hora Azul.  El autor está convencido de que cuando uno se enfrenta a una guerra, se muestra tal como es. La literatura, para él, es una exploración de quienes somos los seres humanos en el riesgo, en el miedo, en los sentimientos más primarios.

En el caso de este libro, a medida que la historia avanza se siente que la novela cierra un ciclo, que es el de la difícil experiencia del encuentro con el pasado, que a su vez tiene un acto simbólico de reconciliación con la vida. Ángel redime sus acciones, malas o buenas, en vida, o mejor dicho, paga sus karmas.  Está llena de simbolismos que el autor maneja con extrema eficiencia y sutileza en la trama y en el desenlace, a pesar de que en un momento se piense que las cosas se iban a poner mal para los felices protagonistas.

Es unánime el comentario por los críticos literarios que en esta última novela de la trilogía, Alonso Cueto deja constancia de cómo la literatura contribuye en la definición de nuestra sociedad, sin renunciar al hecho fundamental de escribir y entregarnos una obra literaria: contar una historia que atrapa desde principio a fin y que obliga a pensar no solo en la historia que uno acaba de leer, sino en la vida misma que uno ha llevado y de repente, en la manera de cómo pagar en vida los malos actos que hayamos cometido.

La viajera del viento es sencillamente extraordinaria, y tendremos la ocasión de escuchar a su autor en la próxima versión de la Feria del Libro de Panamá, la No.12, que se celebra del 16 al 21 de agosto en el Centro de Convenciones Atlapa.

 

“Una vez leyó un texto de Héctor Velarde que se llamaba “Hamlet en Lima”.  Se decía que en una ocasión, cuando el príncipe había llegado a la ciudad, se había quedado confundido porque aquí ser o no ser es la misma vaina” (Esto se lee en la página 127 del libro, que relata el paso de Ángel por la cárcel)