LOS LAZOS CULTURALES

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 31 de julio de 2016

México y España nos han regalado en la última semana dos muestras de arte pictórico únicas, que podrán ser vistas por todos los panameños sin distingo de clases, pues se han tomado las previsiones para que ambas muestras tengan visitas guiadas.

La Embajada de España asombró a todos con la exposición “El Museo del Prado en Panamá”, que está en la Plaza de Francia, y son reproducciones a tamaño real de 55 de las obras más emblemáticas de una de las pinacotecas más completas y valiosas del mundo. “Las meninas” de Diego Velásquez, “Saturno devorando a un hijo” de Francisco de Goya, “El lavatorio” del pintor italiano Tintoretto y “Las tres Gracias” de Pedro Pablo Rubens son apenas algunas de las réplicas que se han montado en esta concurrida plaza del Casco Antiguo.

Esta exposición es parte de un proyecto denominado “El Prado en las calles” que lleva a cabo el Centro Cultural de España y que tiene obras emblemáticas de diferentes escuelas de pintura como la española, italiana, flamenca, alemana, holandesa y francesa.  Estará abierta hasta mediados de septiembre y se ofrecen visitas guiadas por voluntarios que se han capacitado para hablar de estas pinturas y los movimientos artísticos que representan. “Es una manera de acercar el museo a la gente, normalmente obras de estas características están recogidas en museos, sin embargo, aquí y en otras capitales iberoamericanas se han presentado”, dijo el embajador de España en Panamá, Ramón Santos, en la inauguración.

Para todos fue asombroso que las pinturas estén expuestas al aire libre, pero se trata de un montaje de vinilos resistentes a las inclemencias de nuestro clima.  Con esta exhibición, la embajada de España apuesta de nuevo por la cultura, como lo ha venido haciendo desde hace un par de años, en el cine, en la literatura, en la música y otras manifestaciones.  En agosto, durante la feria del libro, presentará “Panamá Negro”, una novedosa actividad en torno a la novela negra o policíaca.

México no se ha quedado atrás. El país que más ha capitalizado de sus artistas plásticos, de su gastronomía y de su música, así como de su literatura, inauguró la exposición de obras maestras del siglo XX bajo el título “México: Identidad Fantástica”, que recoge parte de la Colección FEMSA.  La embotelladora de Coca Cola y ahora en Panamá, en alianza con Estrella Azul, han demostrado que una alianza público-privada funciona a la perfección cuando de temas culturales se trata.

Esta exhibición incluye obras de los más destacados artistas mexicanos modernos y contemporáneos, entre ellos Diego Rivera, Frida Kahlo, David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco, Juan O’Gorman, Rufino Tamayo, Carlos Mérida, Remedios Varo, Manuel Álvarez Bravo, María Izquierdo, Gabriel Fernández Ledesma, Tina Modotti, Leonora Carrington, Gerardo Murillo “Dr. Atl” además de dos obras del reconocido pintor panameño Alfredo Sinclair, que se han integrado con motivo de su presentación en Panamá.  La colección FEMSA tiene 1,200 obras de arte latinoamericano de diferentes disciplinas como pintura, escultura, dibujo, gráfica, fotografía, video e instalación y éstas se presentan en diferentes partes del mundo dentro de un programa itinerante que permite estar en contacto con obras de tan importantes maestros.

La embajada de México también ha apostado por la cultura no solo en esta ocasión, lo viene haciendo desde hace años con su participación decidida en la Feria del Libro, cuando fue país invitado y congregó en ella a lo más granado de los escritores de esa orgullosa tierra.  También lo hace palpable con la sala Carlos Fuentes, en su sede diplomática, donde recientemente vimos una exposición de fotografías del escritor nacido en Panamá, que falleció hace unos años y en múltiples actividades que contagian por el entusiasmo con que hacen todo.

Estos dos ejemplos de apoyo a la cultura nos reafirman que los lazos culturales con los más importantes y duraderos y los que de verdad trascienden, en un país donde la indiferencia estatal ha dejado en manos de los particulares las actividades que se relacionan a las manifestaciones artísticas.