NUEVO AÑO ESCOLAR

Por Mariela Sagel, El Siglo, 22 de febrero de 2016

Hoy se inicia en la mayoría de las escuelas de Panamá un nuevo año escolar, lleno de retos y de nuevos desafíos, que deben asumir los padres antes que los mismos maestros.  Los docentes deben ser más proactivos en cuanto a la capacitación que debieron haber recibido, y no ser reacios a las actualizaciones que les deben permitir ir al ritmo de los tiempos.  Los estudiantes deben olvidarse del chateo y la dependencia enfermiza a las redes sociales mientras están en las aulas de clases, y la tecnología debe usarse para estudiar, investigar y crecer como sociedad, no solamente entretenerse.

Me da una vergüenza inmensa ver los comerciales televisivos de algunos comercios que promocionaban los zapatos, uniformes o útiles: niñas y niños con movimientos cadenciosos, ajenos a la edad que tienen, y estudiantes con cabezas vacías, o con unos globos amarillos que los hacen ver como si fueran manipulables.  Hasta la maestra ostenta este vacío. No sé qué pretendían con estos mensajes en televisión, si vender su producto, que se desecha con el uso, o el camino a obtener la educación que hará mejorar este país, que no se desecha.

Con el tiempo, hemos ido perdiendo el respeto al docente, al maestro, que era tan importante como el párroco de la iglesia o en los tiempos actuales, el abogado que asesora en los casos legales.  Yo me acuerdo con inmenso cariño de mis maestros, a los que les debo no solo mi amor por los libros y las letras, sino la disciplina que todavía tengo en mi devenir diario.  Los maestros que tuvimos en el pasado nos marcaron, pero la enseñanza en los hogares fue la primordial señalización que nos dirigió.

Los ciudadanos que nos preocupamos por la educación en el país, debemos velar porque la misma vaya acorde a los tiempos, que se invierta en ella lo estipulado por ley (6% del PIB) y en casa evaluar lo que se enseña en este nuevo año escolar.