SENTIDO DE LA OPORTUNIDAD

Por Mariela Sagel, El Siglo, 16 de mayo de 2016

En todas las corporaciones, y el gobierno es una, se contempla un equipo de comunicaciones que a veces se le llama “control de daños” o también cabildeo.  Después de una semana de estar bajo el plomo, nuestro país ni siquiera saca una mano para decir que se está ahogando en acusaciones y no sale a desafiar a los que quieren hundirnos o acabar con nuestro supuesto crecimiento económico.

La semana pasada estuvieron en Panamá siete periodistas internacionales del más alto nivel, para ser jurados del XX Premio Nacional de Periodismo y no se le ocurrió a la Secretaría de Comunicaciones, ni a ninguna oficina de relaciones públicas del gobierno invitarlos a compartir un café y conversar sobre el tema que a todos nos ocupa, mucho menos hacerse presentes en la gala de premiación.  A algunos de ellos les ha sorprendido, no porque se creyeran la divina pomada, sino porque veían que era una oportunidad que estaban perdiendo, a lo mejor por la misma razón que los tiene paralizados cuando se enfrentan a los medios en una conferencia de prensa, o cuando tienen que mirar al cielo porque el presidente le da por decir que arriba no hay nubes y estamos bendecidos por un sol exuberante.

Y hablando de esa desafortunada conferencia de prensa, donde el presidente se hizo acompañar por policías enfundados en arreos de combate, como un claro mensaje de lo que está por venir, muchos se preguntan dónde está la estrategia de comunicaciones de este gobierno, que deja que las cosas pasen sin que reaccionen a tiempo.  Tienen la suerte que en este país nos contentamos con tuitear un par de cosas y denunciar otras por Facebook y no salimos a la calle a protestar, como deberíamos.  Es lamentable que no hayamos superado nuestro complejo de súbditos de los imperios, primero el que nos conquistó, después el que nos adhirió, más tarde el que nos vendió.  Con esta premisa, nos merecemos lo que nos pasa, por ser tan panameños.