TOMEMOS CONCIENCIA

Por Mariela Sagel, El Siglo, 30 de enero de 2017

Panamá ha entrado en un torbellino de problemas que uno tapa al otro y no podemos concentrarnos y ponerle prioridades.  Tal parece que un escándalo le cae encima al otro y eso no lo podemos permitir.

El pago de coimas de Odebrecht debe llevarse hasta las últimas consecuencias y que se auditen todos los proyectos que esta empresa constructora ha hecho desde el año 2006. Al Ministerio Público deben dársele los fondos necesarios para que investigue sin cortapisas, y de la misma forma, devolverle el expediente de los #PanamaPapers y que empiece, de una vez por todas, a investigar ese asunto.

Todos los ciudadanos debemos participar en el debate de la propuesta ley 245 porque si no lo hacemos, si seguimos indiferentes, la delación no va a ser otra cosa que más impunidad para los corruptos.  Hay que estar alertas e involucrarnos.  De igual forma, exigir que se aclaren todos los chanchullos que nos han sobresaltado en los últimos años, como Financial Pacific, Barro Blanco, Riegos de Tonosí, por decir unos pocos, pasando por todas las obras de infraestructura que cuestan el doble o triple de lo que se estimaba.

Los panameños tenemos que estar conscientes de que la corrupción nos afecta a todos, porque encarece las obras de infraestructura, o priva a los más necesitados de servicios básicos como agua, alcantarillado, educación o salud.  Panamá está entre los países más desiguales del mundo, pero a los ojos de todos somos el que más crece en la región, lo que es incongruente con lo que realmente ocurre.  Cada día se encarecen más las cosas y se reducen las oportunidades para ascender en los campos laborales.  Si todos tomamos conciencia de lo grave que estamos, haremos los cambios y exigiremos la rendición de cuentas necesaria.  No es excusa el decir que “robó pero hizo”.  Es inaceptable y se hace cómplice de la corrupción el que así piensa.