UN POCO DE DOCENCIA

Por Mariela Sagel, El Siglo, 2 de mayo de 2016

Estamos gozando del feriado de un fin de semana largo en virtud de que el 1º. de mayo coincidió con ser un día domingo, por eso el lunes fue día libre.  Para la mayoría de los panameños, fue un descanso largo, que se aprovechó para salir de la caótica ciudad y disfrutar, en la medida de sus posibilidades, de otros aires.

El 1º. de mayo tiene una larga historia y no estoy segura que todos la comprendan y se acojen a su feriado sin reflexionar qué se conmemora.  Se instituyó como el Día Internacional de los Trabajadores y es una fiesta del movimiento obrero mundial. Desde su instauración, en 1889, ha sido una jornada que se ha utilizado para reclamar, protestar y realizar actos que reivindiquen conquistas sociales y laborales de las clases trabajadoras por parte de los movimientos populares, que también se conocen en muchos países como socialistas, anarquistas y comunistas, entre otros.  En un mundo donde ya no hay ideologías, esto debería erradicarse totalmente.

Se estableció en el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889, y rinde homenaje a los Mártires de Chicago, sindicalistas que fueron ejecutados en esa ciudad estadounidense por participar en la lucha por lograr la jornada laboral de ocho horas, y que iniciaron con una huelga que empezó el 1 de mayo de 1886 y tres días más tarde, hubo una revuelta en Haymarket, que costó la vida a muchos manifestantes, ya que las fuerzas policiales abrieron fuego contra ellos en forma indiscriminada. Aún hoy no se conoce a ciencia cierta cuántos murieron, la mayoría inmigrantes italianos, españoles, rusos, polacos, etc.

En Estados Unidos, Canadá y otros países no se conmemora el día del trabajo en esta fecha, sino el primer lunes de septiembre, de allí que muchos se confundan con la que conmemoramos en Panamá.

Este año, el 1º. de mayo ha coincidido con el Día de la Madre en España, así que ha debido ser doble celebración.