DESPRECIO POR LA CULTURA

Por Mariela Sagel, El Siglo, 21 de agosto de 2017

Ayer terminó la XIII Feria Internacional del Libro de Panamá, que durante 16 años ha llevado a cabo con gran esfuerzo la Cámara del Libro de Panamá. Cada año se nota el desprecio que tienen los diferentes gobiernos hacia la cultura.  En el gobierno de Martín Torrijos se estableció una suma anual para la celebración de la FIL de $25 mil dólares. También durante ese gobierno fue la única vez que un presidente inauguró la feria y fue porque el presidente chileno Ricardo Lagos vino a la FIL ya que Chile era el país invitado.

Desde que salió Torrijos de la presidencia nunca más la Cámara del Libro ha visto ese apoyo establecido para la realización de la feria.  Durante la gestión del presidiario de Miami, el apoyo a la feria, de diferentes instituciones y de la misma presidencia fue casi nulo, incluso el recién estrenado(y malogrado) alcalde Vallarino tuvo como estreno de gestión el eliminar el respaldo que durante años construyó el ex alcalde Navarro, que fue uno de los pilares en establecer la FIL.  Vallarino tuvo que recular enseguida por la cantidad de críticas que recibió, ya que la Alcaldía apoya el Pabellón Infantil.

Este año se le había prometido a la CPL la asistencia de por lo menos la Vicepresidenta a la inauguración.  Ocurrió la circunstancia que inmediatamente después de ese acto protocolar se realzaría un concierto del cantante Fonseca.  Cuál no fue la sorpresa e indignación de los que asistimos a la inauguración y escuchamos el magnífico discurso de la presidenta Orit Btesh, aludiendo al apoyo millonario que se le da a los carnavales y la falta de recursos que alegan no tener para la FIL, y los primeros que llegaron al concierto fueron la Vicepresidente y varios ministros.  O sea, no se dignaron ir a inaugurar la feria, pero sí se apuraron a no perderse el concierto.