LA VICEPRESIDENCIA Y LA CANCILLERÍA

Por Mariela Sagel, La Estrella de Panamá, 11 de agosto de 2017

     Algunos amigos diplomáticos me han preguntado insistentemente por qué en Panamá el/la vicepresidente/a ocupa el cargo de canciller y si no hay nadie más capacitado para ejercer las funciones en Cancillería.

Un poco de historia nos viene bien para recordar nuestro reciente pasado.  Panamá es una pequeña nación que luchó contra un gigante como Estados Unidos y ganó, consiguió, gracias a las negociaciones de los tratados (y a los hábiles negociadores) que se nos devolviera el usufructo de nuestro más importante activo nacional, nuestra posición geográfica, donde está ubicado el Canal de Panamá.

Durante nuestra historia republicana, había dos vice presidentes y la cancillería recaía en algún destacado panameño ducho en la materia.  Todos debemos recordar al canciller Galileo Solís que, en 1964, le tocó liderar la decisión del Presidente de la Dignidad, Roberto F. Chiari que, pese a sus intereses personales de negocios con los Estados Unidos, rompió relaciones con esa potencia por los hechos que ocurrieron el 9 de enero. Recayó en la figura del Dr. Eloy Benedetti la redacción de esa histórica acción.  El Dr. Miguel J. Moreno, canciller del gobierno de don Ernesto de la Guardia, tuvo en sus manos la reanudación de las relaciones, lo que hizo de manera patriótica y sin entreguismos.  Cuando murió, su hija, Rita Moreno de Valdés nos recordó sus palabras en esos momentos aciagos: “Esa justa indignación, que yo he compartido con todos mis compatriotas, me ha dado la fuerza para exponer ante la conciencia de América la causa de Panamá y para defender el derecho que le asiste a que se le haga justicia”.  Frases como ésta lo mantendrá vivo en el corazón de todos los panameños.

Durante el gobierno de Guillermo Endara, inmediatamente después de la invasión, el canciller Julio Linares se convirtió en una piedra en el zapato del entonces “pro cónsul” gringo, Deane Hinton.

Más recientemente, durante el gobierno de Mireya Moscoso, el canciller Harmodio Arias resaltó que, debido a las presiones de Estados Unidos  para hacerse con las obras que se hacían en Panamá dijo “Ya di mi opinión y cuando uno se para con dignidad no debe temer represalias. Si me quitan la visa por defender la dignidad de mi país, no me retractaré”, enfatizó. Agregó que no es el único que piensa que la posición de EU busca hacer presión contra Panamá para obtener beneficios económicos de la ampliación del Canal.

“Esa es la percepción que he recibido de muchas personas que dicen que esto posiblemente es un plan a largo plazo de Estados Unidos, para garantizar las contrataciones que vienen con la expansión del Canal”, sostuvo.  Añadió que “su opinión es que EU ha actuado con irrespeto y que busca hacer una advertencia al próximo gobierno para que no permita que otras empresas que no sean norteamericanas ganen licitaciones en la ampliación del Canal”.

Desde el 2004, cuando Martín Torrijos asumió la presidencia, nombró como canciller a Samuel Lewis, su primer vicepresidente.  Samuel Lewis tenía el bagaje para ser canciller, hijo de un tigre de la diplomacia como Gabriel Lewis Galindo y contó con un vicecanciller de lujo, como Ricardo Durán.  No hubo ni un incidente o mal paso que lamentar, incluso se efectuaron los acercamientos más cercanos a establecer las relaciones con China.

Ricardo Martinelli nombró a su vicepresidente (pegado con “crazy glue” gracias a las presiones de la embajadora de Estados Unidos en ese entonces) como canciller y a los 26 meses lo despidió por twitter. Durante el tiempo de su romance, hicieron todos los viajes juntos, parecía que no quería que el vice se quedara en el país para que no llegara a destronarlo.  Se cuentan leyendas negras de sus viajes, incluso la visita al Papa Benedicto, que dan mucho que hablar, especialmente siendo el hoy presidente Varela tan religioso, que hasta raya en el fanatismo.

Ahora volvemos a lo mismo: una vicepresidenta-canciller que empezó con paso firme, organizando la Cumbre de las Américas, donde Raúl Castro y Barak Omaba se dieron la mano e iniciaron las conversaciones para normalizar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.  La canciller ostenta una gran experiencia en temas sociales y de concertación, pero no los ha sabido aplicar en su gestión, sea por falta de voluntad o por simple tirria a determinados asuntos. Como vicepresidenta haría mucho bien, aliviando la carga al Presidente de tantas demandas sociales diarias (como la protesta de los conductores de taxi hace unos días). Siendo mujer y en teoría, experta en concertación, obtendría muchos logros.

Su papel, ante la agresión que ha sufrido Panamá por incluir a un nacional en la Lista Clinton y afectar al diario más antiguo y el tabloide más popular, deja mucho que desear y raya en lo irresponsable.