EL ESCÁNDALO WAKED

Por Mariela Sagel, El Siglo, 25 de diciembre de 2017

     La publicación para hispano hablantes de Miami, el Nuevo Herald, sacó recientemente un artículo de una periodista que tituló “El novelón Waked”, que bien podría ser retitulado como “El culebrón Waked”.  En él resumía la actuación de los jueces de Florida que recientemente casi que absolvieron al señor Nidal Waked de todos los cargos que se le habían imputado, y redujeron su condena a falsificación bancaria, a apenas 27 meses, muchos de los cuales ya ha cumplido, lo que lo traerá a Panamá en un par de meses.

Este señor, al igual que su tío Abdul, fue despojado de casi todo (o todo lo material) que tenía, basado en señalamientos del representante del gobierno estadounidense aquí y sus famosas “razones para creer” de que ambos eran parte de la mayor red de lavado de activos y financiamiento del narcotráfico y terrorismo.

A Nidal Waked lo metieron preso en Colombia y después lo extraditaron a Estados Unidos, “donde la justicia sí es seria”, según dijo la Canciller en declaraciones deplorables (será que ella sabe que aquí no lo es).  A Abdul Waked no le han levantado ni un solo cargo, pero lo han llevado a cerrar todas sus tiendas de los aeropuertos, su magnífico centro comercial, almacenes por departamentos y un banco con el cual no tenía ninguna vinculación (su sobrino era accionista minoritario).  Los clientes de ese banco perdieron sus ahorros de toda la vida por la aberrante Lista Clinton en donde los metieron.

Los panameños hemos visto durante 18 meses este actuar del gobierno estadounidense y de su más vocinglero e irrespetuoso representante aquí y me pregunto: ¿dónde dejamos nuestra dignidad, esa que nos permitió obtener de vuelta el Canal de Panamá? ¿Será que porque es un tema que aparentemente no nos toca directamente estamos tan pasivos?  Es hora de despertar, mañana dicen que por el Canal pasan drogas y lo meten en la Lista Clinton.  Ya sabemos que “esta canciller” no va a defender ante los gringos a ningún panameño.