RECORDANDO A LOS PIRATAS

Por Mariela Sagel, El Siglo, 29 de enero de 2018

Para muchos de los que vivimos en este pequeño istmo, que une al continente americano, no es desconocido que el otro año, 2019, se conmemorarán los 500 años de la fundación de la Ciudad de Panamá, en el sitio arqueológico que hoy es un conjunto monumental de ruinas de lo que fue en su momento el primer asentamiento europeo en la costa pacífica de América.

Pero los que muchos desconocen es que el 28 de enero de 1671, hace 348 años, se inició el ataque del pirata inglés, Sir Henry Morgan a esa codiciada ciudad, que arrojó un total de unas tres mil muertes durante su intento de saqueo, que terminó el 24 de febrero.  Gracias a que los residentes habían sido alertados de las aviesas intenciones de la turba liderizada por Morgan (en ese tiempo no había ni internet ni teléfonos, pero sí buenos ciudadanos) que se aprestaba a atacar la ciudad desde la costa Atlántica, concretamente desde Portobelo, pusieron la mayoría de sus bienes a buen recaudo.  El gobernador Pérez de Guzmán, que fue juzgado en España por el hecho de haber ordenado el incendio de la ciudad, argumentó en su defensa que prefirió ‘perder una ciudad, que perder el imperio’.  Todo esto en virtud de que Morgan respondía al imperio inglés, estaba invadiendo territorios conquistados por el imperio español y pretendía ser gobernador de la ciudad de Panamá.

Es por esa razón, la destrucción de la bella Panamá, la primera ciudad en el Océano Pacífico fue trasladada a lo que hoy se conoce como el Casco Antiguo, meses después en que sufrió ese ataque.  Las muertes fueron causadas no solo por el incendio, los disparos de los piratas sino por las enfermedades que todo esto incubó.

Panamá Viejo se prepara con seriedad para celebrar los 500 años de su fundación y desde ya se preparan muchas actividades que recrearán la historia de este codiciado asentamiento.