TERCER PUENTE SOBRE EL CANAL

Por Mariela Sagel, El Siglo, 5 de marzo de 2018

Los colonenses deben estar contentos porque al fin la ciudad capital de su provincia olvidada va a tener un puente de proporciones considerables que los conectará a las poblaciones de costa abajo.  Hasta ahora, para ir a esas poblaciones tenían que tomar un ferry.  ¡Un ferry dirán algunos no muy relacionados con esa área del istmo de Panamá! Las últimas experiencias que tuvimos la mayoría de los que ya pasamos las seis décadas fue el que conectaba una orilla de Panamá con la otra, hace casi 60 años, y que fue reemplazado por el orgulloso Puente de las Américas.

Hace poco me tocó cruzar el estrecho de Gibraltar, desde Tarifa (España) a Tánger (Marruecos).  Atormenté al guía con preguntas de por qué no se había hecho un puente que conectara las dos orillas, y así conectaría Europa con África, separadas apenas 39 kilómetros.  Parece que se han hecho muchos estudios y las corrientes, al unirse el Océano Atlántico con el Mar Mediterráneo, hace muy complicado y costoso ese vínculo.  Así que volví a experimentar el montarme en un ferry, lo que me recordó las veces que crucé las orillas del canal por ese medio, siendo pequeñita.

Volviendo a nuestro tema, estuve visitando la construcción del tercer puente sobre el Canal de Panamá, o Puente del Atlántico, que lleva acabo una empresa francesa, que recibió la orden de proceder en 2013.  Es realmente impresionante y presenta un avance de 80% en su ejecución, en la que se emplean unos 1,000 empleados.  El desafío a la gravedad es palpable, sobre todo porque se va construyendo desde una orilla a la otra, para al final, en lo que falta, unir el centro del puente, que es de 4.6 kilómetros.  Es muy alto y le da la bienvenida a la vía interoceánica a los barcos que entran desde ese océano.

Se había prometido para ser entregado este año, pero ahora se habla del próximo.  Es una bendición que al fin se haya tomado en cuenta a esta parte de nuestra geografía que todavía estaba aislada.