NUESTRAS EFEMÉRIDES PATRIAS

Por Mariela Sagel, El Siglo, 5 de octubre de 2018

Estamos en el mes de noviembre, que es un mes donde se celebran muchas fiestas, la mayoría en torno a nuestra constitución como república en 1903.  Hace 115 años nos separamos de Colombia, a la que nos habíamos unido voluntariamente una vez que nos independizamos de España (también un 28 de noviembre de 1821) detrás del sueño americano de Simón Bolívar.  Fueron 321 años de ser colonia española y el primer movimiento para consolidar esta independencia se proclamó el 10 de noviembre de 1821 en la Villa de los Santos, de allí que se conmemora el “grito”.

Al tomar voluntariamente la decisión de unirnos a Nueva Granada, que era como se conocía, nos sumábamos a Venezuela y Ecuador, persiguiendo los ideales bolivarianos.  Para fines del siglo XIX, a pesar de que el istmo le había dado a Colombia grandes riquezas y triunfos (la construcción del ferrocarril y el inicio de los trabajos del Canal por los franceses) la provincia o estado que éramos estaba sumida en la desidia y el olvido de los gobernantes de turno, y ya habíamos sufrido la guerra de los Mil Días.

Fueron 82 años de unión voluntaria que terminaron sin grandes luchas, pero sí con la alineación de varias circunstancias que dieron ventaja tanto a los “conjurados” (grupo de panameños que estaba planeando la separación) como a los Estados Unidos, que veía en la quiebra de la Compañía del Canal Francés una oportunidad para hacerse de un paso marítimo en lo más estrecho de la cintura de América.

En estos días de los símbolos patrios, de la bandera y de marchas de los jóvenes estudiantes muchas leyendas pululan por los medios y las redes, como la leyenda negra de que Wall Street nos creó.  Una buena manera de explicarla la aportó el historiador Oscar Vargas Velarde en un escrito reciente: “La separación de Colombia fue el resultado de la audacia panameña, la ambición estadounidense, la codicia francesa y la miopía colombiana”.