A 29 AÑOS DE LA INVASIÓN

Por Mariela Sagel, El Siglo, 17 de diciembre de 2018

     El jueves 20 de diciembre se cumplen 29 años de la infame invasión estadounidense a nuestro país, que se llamó “Just Cause” y que muchos panameños aplaudieron y dieron la bienvenida. Desde hace dos años existe una comisión debidamente constituida que busca colocar, en su debido contexto, esta acción asesina hacia nuestro pueblo.  Nadie se explica cómo tuvieron que enviar 26,000 hombres a buscar a uno solo (Manuel Antonio Noriega) que, encima, no encontraron,sino que se asiló en la Nunciatura Apostólica y después se entregó.  Los destrozos causados a las ciudades, la indiferencia en tomar posesión de la seguridad interna, como es el deber de los invasores, permitió que se diera un saqueo vergonzoso que hizo quebrar muchos negocios.  Pero lo más lamentable, la pérdida de vidas humanas que todavía, a casi tres décadas de esta masacre, no sabemos a cuánto ascienden.

     No nos debe extrañar que nuestro actual e indolente gobernante se refiera a esa acción bélica como necesaria y hasta la pondere.  Ya vimos cómo, frente a un auditorio internacional habló de los tratados canaleros omitiendo el nombre, por el simple prurito de no mencionar que se llaman Torrijos-Carter.

     Es urgente reflexionar sobre la invasión y sus causas, sobre las promesas incumplidas de los invasores en restaurar nuestra economía y en los responsables de tan indigna solución para un problema interno que tenía un solo culpable.  Recientemente murió el expresidente George H. W. Bush, que fue quien ordenó esta acción bélica y que fue recibido con animadversión cuando pretendió visitar Panamá dos años después.  Más de una generación ha pasado desde que esto ocurrió y es muy importante que, así como se les enseña a los muchachos la historia de las relaciones entre Panamá y Estados Unidos, se les incluya el relato de esta innecesaria y cruel violación a la soberanía de nuestro país.