CON PAUSA, PERO CON PRISA

Por Mariela Sagel, El Siglo, 13 de mayo de 2019

     Ya celebradas las elecciones y experimentado una serie de emociones encontradas, debemos tener claro que el nuevo presidente asume su cargo el 1 de julio y, mientras tanto, nos guste o no, el presidente sigue siendo Juan Carlos Varela y su gabinete sigue siendo tan inoperante como hasta ahora ha sido.  El presidente electo no puede hacer milagros desde ahora y necesita tener el voto de confianza de todos, los que le votamos y los que no para hacer #UnBuenGobierno.

     Debemos estar alerta de la desesperación que tiene el gobierno que agoniza, que va a querer inaugurar cuanta obra inconclusa que haya emprendido y pasar leyes o aprobar cargos (Corte Suprema de Justicia, Autoridad del Canal, etc.) que le mantengan un nivel de influencia en el nuevo gobierno.

     Nito Cortizo tiene una ventaja que debe saber aprovechar: mayoría de diputados de su partido en la Asamblea y mayoría de los alcaldes PRD. Debe dar el ejemplo empezando por cumplir sus promesas de campaña y, sobre todo, debe ser muy asertivo en los nombramientos que haga, para que la población mantenga la esperanza que nos ha permeado esta semana.  Que no se traduzca el entusiasmo en el querer un puesto sino coadyuvar a que la tarea que tiene por delante, que es titánica, se logre hacer.

     La presencia de Rómulo Roux el día de las elecciones en la sede del Tribunal Electoral me recordó hace cinco años cuando el preso del Renacer, Ricardo Martinelli, se personó en ese mismo lugar hecho un demonio, y se sentaba a revisar las computadoras que allí estaban.   Roux se hizo acompañar de los más deleznables representantes de su partido, que no se ha caracterizado precisamente por no haber estado involucrado en casos de corrupción.

     Lamento profundamente que los hermanitos Martinelli y otros conspicuos miembros del CD vayan ahora corriendo a refugiarse en el Parlacen.  ¿No decían que ese estamento es una cueva de ladrones? Lo están haciendo realidad.