LESIÓN AL ESTADO

Por Mariela Sagel, El Siglo, 20 de mayo de 2019

     No han empezado a caer las primeras lluvias de la temporada que El Cangrejo ha vuelto a convertirse en un serio peligro para los residentes y transeúntes de este céntrico barrio.  Uno que fue diseñado respetando las sinuosas curvas que bordeaban sus colinas y donde la comunidad judía decidió rendirle homenaje a uno de los grandes sabios de la humanidad, Albert Einstein.

     Si mal no recuerdo, la misma Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA) advirtió que los trabajos que se estaban realizando, por capricho del alcalde de la ciudad capital, estaban mal concebidos.  Se talaron muchos árboles, sin respetar las normas establecidas para subsanar estas acciones, y se otorgaron los contratos a empresas constructoras que han faltado a las buenas prácticas (una de ellas de malísima reputación internacional).  El resultado ha sido un verdadero desastre: tanto el Cangrejo, como el Parque Urraca y la Calle Uruguay son el vivo reflejo de lo que es una administración fallida, de alguien que prefiere estar viendo “Juego de Tronos” en vez de tomarse en serio el mensaje que le mandaron en las urnas el 5 de mayo.

     Es muy importante que se constituya una comisión ajena al municipio actual, tal vez de la misma SPIA y la Universidad Tecnológica, que revise las fianzas antes de que expiren y retenga los pagos que se le deben a las empresas responsables hasta que se corrijan todas las fallas (si es que a estas alturas pueden corregirse).

     El jueves en la noche, en la bajada de calle D, esquina con calle F, El Cangrejo, se reventó una tubería y estuvo echando agua desde las 11 de la noche hasta las 7 de la mañana, que se acercaron las cuadrillas del MOP a repararla.  Eso produjo un “géiser” de más de 4 metros de altura, a solamente 100 metros donde hace un mes se reventó otra tubería y, desde entonces, el hueco está allí como muestra evidente de la ineficiencia municipal y los demás responsables de mantener las vías en buen estado.